The Kings of Summer: una comedia de iniciación con toques ochenteros

The Kings of Summer fue una de las pequeñas sorpresas del pasado festival de Sundance, al menos en cuanto a una película de tono cómico se refiere, como ocurrió también con The Way, Way Back, el debut en la dirección de los guionistas de The Descendents (Los descendientes). Fue una de las películas preferidas del público, casi al nivel de Fruitvale, galardonada con el Premio del Público al mejor film. Y es que The Kings of Summer pretende remover nostalgias, pues si bien comienza como una comedia adolescente al uso, en seguida se tiñe de un filtro ochentero, rememorando las películas de pandillas de amigos de dicha década, que pretende emular conscientemente el director. Y esto puede comprobarse en el look de los espacios que aparecen en el primer tráiler de The Kings of Summer:

The Kings of Summer es una comedia de iniciación, que sigue los pasos de tres jóvenes que amigos, Joe (interpretado por Nick Robinson), Patrick (Gabriel Basso) y Biaggio (Moises Arias), el más excéntrico e imprededible de todos ellos. En un acto de reivindicación de su independencia, deciden invertir el tiempo libre de su verano en la construcción de una casa de madera para instalarse a vivir lejos de la sociedad. Después de la mudanza y libres de sus padres, su idílico verano parece convertirse en una pesadilla, pues cada acto deviene un test de la fortaleza de la amistad de los jóvenes, y entonces comienzan a apreciar el afecto de la familia.

Así, los jóvenes se lanzan a construir una utopía independiente, pero entonces descubren que la libertad se experimenta en relación a los otros, y la íntima convivencia entre los tres impide su ejercicio. Por lo visto en la estética del tráiler de The Kings of Summer, el aspecto de los jóvenes y de los espacios recuerdan inevitablemente los años ochenta, con esos barrios plagados de casas con jardín y jóvenes que escapan de noche: parece que estamos ante una comedia de adolescentes muy propia del cine comercial de la época. Pero todo esto está filtrado por la distancia temporal y, por lo tanto, emerge la ironía y el humor: parece una versión invertida del film de iniciación Mud, de Jeff Nichols, por compartir espacios vastos y naturales y jóvenes aventureros, pero colonizando el relato por el humor.

Así, el film nos ofrece una mezcla entre Tom Sawyer y comedias adolescentes, con extrarradios idílicos que contrastan con un campo sin colonizar, con toques de absurdo y protagonizada por jóvenes independientes e inocentes a la vez, como en Moonrise Kingdom. El director es Jordan Vogts-Roberts, que firma aquí su ópera prima, y su estreno está previsto para el 31 de mayo en EEUU, aunque todavía no dispone de fechas en otros países. Mientras tanto, es posible disfrutar también de un making of sobre la obra y del cartel:

the kings of summer