Only God Forgives: la violencia que ilumina la noche

El regreso del tándem creativo Nicolas Winding Refn y Ryan Gosling en Only God Forgives cada vez ofrece más pistas visuales acerca de su resultado. Si primero quedamos en shock con el póster que mostraba el rostro desfigurado de Ryan Gosling, una imagen sintética que era un puñetazo en la retina, después nos llegó un breve teaser y algunas imágenes adicionales. Pero el tráiler de Only God Forgives, que acaba de ser publicado, ya ha encontrado un hueco en la memoria visual, pues es imposible escapar a la potencia de sus imágenes. Un tráiler que, por la fecha de su lanzamiento, parece anunciar su próximo desembarco en el festival de Cannes, donde en 2011 conquistó el Premio a Mejor Dirección por Drive, y que abre sus puertas en poco más de un mes:

Only God Forgives es interesante porque marca el viaje del director danés, Nicolas Winding Refn, a unos espacios no habituales en su filmografía: Tailandia, lugar en que se desarrolla la acción. Allí nos sumerge (porque este es el verbo adecuado para definir la experiencia que supone ver uno de sus films) en el mundo del boxeo, en el que se refugia Julian (Ryan Gosling) tras matar a un policía. Exiliado junto con su hermano en Bangkok, regentan un gimnasio que utilizan como tapadera para el negocio de la droga. Pero la aparente calma se quiebra cuando su hermano mata a una prostitua y, entonces, es tiroteado por el policía retirado Chang, el Ángel de la Venganza (Vithaya Pansringarm). Allí desembarcará entonces la madre de los hermanos, Jenna (Kristin Scott Thomas) para reclamar la venganza.

En este thriller de aire noir, podremos observar el país desde la visión de un extranjero, obteniendo reflejos diferentes al cine allí realizado; pero seguro que obviando los clichés, tratándose de la mirada de alguien que penetra en los detalles significativos. Es un cineasta minimalista, que construye sus argumentos con los elementos clave, sin retorcimiento, y deja reposar lo demás en la imagen. Y la mirada de foráneo que nos traslada a Tailandia está salpicada de eclosiones de luz en la noche: en mitad de la oscuridad nocturna, la iluminación artificial de los espacios nos seduce con sus tonos cálidos, plagados de amarillos, rojos, naranjas y rosas, contrastando con la frialdad de tonos azules.

Only God Forgives

Si en Drive predominaba la luz artificial amarilla de las farolas o los faros de los coches en mitad del negro, aquí todo se vuelve más violento, pues el amarillo da paso al estallido del rojo, con su temblor sanguíneo. Unos colores aislados entre la oscuridad, en pequeñas franjas donde los personajes quedan recortados en contraluz, como siluetas En este caso, una iluminación bajo los mandos del director de fotografía Larry Smith, que ya trabajó con Nicolas Winding Refn en Bronson, y que se encargó de Eyes Wide Shut, con su concentración en aquella ocasión en azules y verdes, pero siempre con su obsesión por la saturación del color.

Y, si algo destaca en el tráiler de Only God Forgives, es ese ritmo que imprime Refn en su cine, un ritmo que alterna la calma con la explosión, la paz con la violencia. En ese sentido, se aproxima a los patrones rítmicos de Tarantino, que también prepara la violencia con un tiempo de reposo para el espectador, si bien cambia totalmente la forma de colmar esa calma: Tarantino recurre a diálogos imparables, mientras que Refn confía en el poder de la imagen, en los tiempos muertos y en la mirada de sus protagonistas, para viajar visualmente en el tiempo prolongado, estirado: un tiempo de silencio y de la mirada, ya sea en coche como en Drive, o con esos paseos por Bangkok que muestra el tráiler de Only God Forgives.

Este ritmo configura la estructura del film, y también las secuencias concretas, hallando en la célebre secuencia del ascensor de Drive su éxtasis: un beso en ralentí entre Ryan Gosling y Carey Mulligan que antecede el golpe al acompañante en el ascensor, una intensidad en reposo sucedida por una veloz intensidad. Esta secuencia probablemente sirve como síntesis de la estética de Nicolas Winding Refn.