Richard Linklater dirigirá una road movie con Robert Redford y Nick Nolte

Parece que Richard Linklater ha logrado librarse, en esta ocasión, de la necesidad de dirigir un film comercial, con el que poder costear sus obras más personales. Y es que gran parte de su carrera se ha construido mediante la alternancia entre cine independiente y un cine dirigido a un público más mayoritario, como pudimos observar con School of Rock (Escuela de Rock), con Jack Black. Así, tras la presentación de la última parte de la trilogía sobre el amor entre Julie Delpy y Ethan Hawke, Before Midnight, presentada en Berlín y que, seguro, encuentra una gran acogida entre los seguidores de la relación de la pareja, ahora es la mano de Robert Redford la que le permitirá la dirección del proyecto A Walk in the woods.

richard linklater

Porque Robert Redford actúa en calidad de productor del proyecto A Walk in the woods, un film de producción independiente y que el fundador de Sundance lleva años persiguiendo. De hecho, varios han sido los directores que han transitado como candidatos a dirigir el film, como Chris Columbus o Barry Levinson. Y finalmente, Richard Linklater ha sido el elegido para adaptar el libro de viajes escrito por Bill Bryson en 1998, titulado A Walk in the Woods: Rediscovering America on the Appalachian Trail. Un libro que se ha hecho célebre por la capacidad del autor de fundir, en su relato, la historia, datos científicos y el lenguaje de cada comunidad en la descripción de sus trayectorias, y además crear una literatura de gran humor en su aproximación a los lugares que visita.

En concreto, Bryson transita el Sendero de los Apalaches, una ruta de senderismo de más de 3.500 km de longitud que surca EEUU desde el estado de Georgia hasta Maine. Una ruta que lleva por las zonas montañosas ubicada de forma paralela a la costa Este de EEUU, y que Bryson recorrió con su amigo alcohólico Stephen Katz. El reparto es bastante interesante, con Robert Redford interpretando a Bryon y Nick Nolte a su amigo Stephen Katz (a Nolte le encaja más el personaje alcohólico que a Redford). Por mi parte, confío en Linklater para construir una road-movie plagada de diálogos interesantes entre ambos viandantes, erigiendo un viaje en torno a la palabra, que evite los toques algo inocentes que emergen en Into the wild (Hacia rutas salvajes) a través de una mayor ironía.