Tomorrowland: Brad Bird y Damon Lindelof trabajan en un proyecto (no tan) secreto

Parafraseando aquel famoso eslogan de The X-Files, decían algunos que 'la verdad, después de todo, está ahí fuera'. Y no les falta razón porque por mucho que Brad Bird y Damon 'va-de-sobrado' Lindelof se hayan unido para sacar adelante un nuevo poryecto, primero conocido como 1952, pero finalmente como Tomorrowland, a pesar de que hayan querido mantener en secreto los detalles del proyecto al final todo va saliendo a la luz. Inspirada en ideas y artefactos de Walt Disney, algunos hablan de una película (otra) en la línea de Close Encounters of the third kind, aunque otros apuntaban en direcciones tan disparatadas como el Episodio VII de Star wars. El caso es que a mi me suena más a The wizard of Oz, sobre todo si tenemos en cuenta que los protagonistas son una adolescente, un inventor y un robot en la forma de jovencita que tratan de averiguar lo que sucedió con un lugar denominado Tomorrowland, del que fuera expulsado el joven, y que existe en una dimensión alternativa. Su propósito no es otro que salvar la tierra.

El origen de Tomorrowland la película de Brad Bird y Damon Lindelof

No ya no sé que decir. Brad Bird se merece todos mis respetos, tanto por cualquiera de sus trabajos de animación, The iron giant, The oncredibles o Ratatouille, como por su primera incursión en el cine de imagen real, Mission: impossible - ghost protocol. Pero no puedo decir lo mismo de Daniel Lindelof. si sus colaboraciones con J.J. Abrams han sido muy afortunadas, tanto en la serie Lost, como en su renovación de Star Trek, no ha conseguido los mismos resultados lejos de su mentor en pelucas como Cowboys & Aliens o Prometheus. Quizás la decepción fuera mayor debido a las altas expectativas que él mismo creara entorno a su trabajo, pero creo que esta sensación de fraude es bastante unánime. En cualquier caso, la responsabilidad no será finalmente toda suya, dado que junto a él está acreditado un tal Jeff Jensen, actor y especialista reconvertido en guionista y director de filmes como Fallacy y Velocity. Pues no me transmite mucha más confianza que digamos.

Brad Bird

Quizás la nueva estrategia es despistarnos con falsas pistas y al final esas cuatro líneas que nos han vendido como sinopsis no son más que un falso reclamo para deslumbrarnos con otra cosa. De momento, lo único seguro es que dos nombres tan interesantes (y mediáticos) como los de George Clooney y Hugh Lauire están confirmados como protagonista y antagonista. A ellos se une ahora la joven actriz inglesa Raffey Cassidy, que hiciera de una jovencísima Blancanieves en Snow White and the huntsman, antes de que creciera convertida en Kristen Stewart, para desgracia de muchos. En esta ocasión se meterá en la "dura" piel de un robot con una trayectoria de varias décadas de vida, entre cuyas habilidades destaca el conocimiento de varios tipos de lucha, de la ue estuviera enamorado el inventor en su juventud, sin saber que se trataba de un robot.

Damon LIndelof

¿Y podrá salir algo bueno de toda esta ensalada? Por el momento tengo mis dudas, aunque si tengo que agarrarme a algo, mi clavo ardiente sería Brad Bird. Sin pensármelo dos veces. De todas formas, falta mucho para que podamos llegar a la "tierra del mañana", tendremos que esperar hasta las navidades de 2014. Si el presente es indeciso, no quiero ni pensar todo lo que puede pasar hasta que lleguemos a Tomorrowland. De hecho, estamos hablando de un proyecto de cuyas primeras noticias ya diéramos cuenta hace cuatro años, cuando los guionistas de The Hangover, Jon Lucas y Scott Moore, hablaran largo y tendido sobre un relato basado en un parque temático en lo que sin ningún complejo bautizaron como Pirates of the Caribbean en el espacio. Cierto es que la sinopsis que proporcionaran en aquel entonces poco (o nada) tiene que ver con la actual, pero creo que todo esto no ayuda demasiado a confiar en este proyecto. Tú que opinas, ¿llegaremos a mañana?