¿Alguien confía en los MTV Movie Awards 2013?

Hay premios que son decadentes desde su propias bases. Una decadencia que se ve impulsada por las florituras con que adornan la gala de entrega, y que no hacen sino hacer naufragar el nombre de los galardones. Es el caso de los TP de Oro en España, elegidos por la revista Teleprograma a través de las votaciones de los lectores y que tratan de salvar algunos programas televisivos dentro del mar de medriocridad que teje la programación. O de los Premios Grammy, que tantas veces han sido parodiados por los Simpsons; de hecho, siempre recuerdo esa escena en la que Elton John le regala un Grammy a Homer. Y el mismo caso podemos ubicar los MTV Movie Awards, entregados por la cadena de televisión MTV y que pretenden premiar las mejores películas del año. Los MTV Movie Awards 2013 fueron entregados el pasado 14 de abril y celebraban su 21ª edición.

MTV-Movie-Awards

Pero la inconsistencia está desde sus propias bases: ¿por qué una cadena especializada (o al menos teóricamente) en música y videoclips siente que dispone de suficiente autoridad como para poner el pie en el cine? Vale que la estética del videoclips ha provocado importantes modificaciones en la puesta en escena del cine contemporáneo, con esa posibilidad de fundir música e imagen para crear una sóla capa que es, puramente, ritmo. Numerosos directores proceden de ese mundo, como Michel Gondry, Spike Jonze o Roman Coppola. Y también producen algunas series propias o telefilms basados en sus productos, como Jackass: The Movie, o en cantantes, como Justin Bieber: Never Say Never. Pero de ahí a decidir sobre la calidad de ciertas películas hay un abismo. El cine sigue siendo una de las manifestaciones artísticas más populares, así que la MTV, con su target de público bastante amplio, decidió invadir nuevos terrenos. Para comprobar esta extensión más allá de las fronteras de la música, sólo es preciso encender la televisión para disfrutar de algunos de los reality shows más decadentes de la cultura estadounidense, como Jersey Shore o su doble español, Gandia Shore. Programas donde se lleva al extremo la ideología del éxito.

Pero más allá de la inconsistencia de una cadena musical se adscriba la autoridad para seleccionar lo mejor del cine, el problema reside, principalmente, en el método de su elección. Como el caso de los TP de Oro, los MTV Movie Awards son elegidos por los seguidores de la cadena de televisión, a través de una serie de encuestas por Internet. Los votantes pueden elegir a partir de una selección previa realizada para por la productora Tenth Planet Productions, que elige a los nominados. Y a causa de este sistema de votación, es comprensible que en las 4 últimas ediciones haya sido Twilight (Crepúsculo) la premiada a mejor película, recibiendo cada entrega el premio de cada año. Por ello, no puedan servir como criba del mejor cine de cada año, pues siempre recaen los premios en los blockbusters. Y es cierto que su target es premiar a películas desterradas de los Oscar, pero de la historia de vencedores, sólo se salvan en cuanto a su trascendencia en la historia del cine Pulp Fiction y Se7ven. Seguramente, la democratización de las votaciones por el auge de Internet haya llevado a un mayor triunfo de los bockbusters.

Selena Gomez

Además, los MTV Movie Awards juegan con la irrupción de categorías diferentes, que pretenden generar expectación y humor y motivar a la votación, como son las de mejor villano, mejor beso, mejor aparición aterradora, mejor pelea, mejor escena de acción o mejor película veraniega no estrenada. Pero simplemente ya por el hecho de que no exista una categoría a mejor Dirección, quedan en descrédito. Además, estos premios se caracterizan por la realización de parodias de películas, donde los presentadores imitan a los actores, una técnica que los Oscar ya han copiado, pero que, sinceramente, preferiría que nunca hubiese existido (aunque quizá sean más amenos que los momentos de musical, que también los hubo, como el baile hindú de Selena Gomez). Así, la gala duda entre tomarse en serio y tomarse en broma, lo que la deja en una ambigüedad, pues hubiese sido mejor apostar por la parodia típica de los Premios Razzie, donde todo es humor.

En los MTV Movie Awards 2013, The Avengers (Los vengadores) se ha alzado con el Premio a la Mejor Película, algo comprensible cuando descubrimos que ha sido la película más taquillera del año en el mundo. Y en los Premios a Mejores interpretaciones, ha habido un pleno para Silver Linnings Playbook, pues Bradley Cooper y Jennifer Lawrence. Pero Jennifer Lawrence, que en un primer momento iba a participar como estrella invitada en la gala, decidió suspender a última hora su colaboración, de modo que los MTV Movie Awards 2013, como venganza, decidieron eliminar de la gala la categoría a Mejor Actriz. Eso sí que es profesionalidad: el cine lo primero, por lo visto. Ni siquiera en los Oscar, cuando Woody Allen decidió tocar clarinete en lugar de recibir el Premio, reaccionaban así. Y eso que presentaban el tráiler de The Hunger Games en exclusiva, pues el año pasado sus actores fueron premiados en la gala. Además, la presentadora Rebel Wilson pensaba realizar un sketch donde aparecería vestida igual que Jennifer, jugando a ser gemelas, y como método de venganza, subieron un clip a la web donde interpretaba a una hermana celosa del éxito de Lawrence, con estas palabras como presentación:

¿Os preguntáis dónde estaba Jennifer Lawrence durante los MTV Movie Awards el domingo? Nosotros también y nos preguntamos si su ausencia no tiene que ver con el extraordinario clip de la gemela de Lawrence, Katherine.

Rebel Wilson

Además, la talla de los presentadores decae año tras año, pues si al principio contaban con actores como Ben Stiller, Samuel L. Jackson, Will Smith o Eddie Murphy, ahora pocos parecen desear presentar la gala. Para notar su decadencia, simplemente basta con observar a Will Ferrell como artista invitado, aunque es peor ver a Rebel Wilson con un traje de galáctica esquimal.