Secuencias favoritas: Bright Star y la intimidad de los amantes a través de una pared

El nombre de Jane Campion evoca dramas de época románticos cargados de elevadas dosis de pasión y ternura. El nombre de esta directora neozelandesa se encuentra ligado al gran éxito de su carrera cinematográfica: El Piano, película que le valió 8 nominaciones al Oscar (incluída a Mejor Película y Mejor Dirección, situando así a Jane Campion entre el reducido listado de mujeres nominadas a este premio) y 3 estatuillas en 1993. Con Bright Star, su directora regresaba 16 años después al espíritu romántico de su obra maestra, y aunque la fuerza de su narración resulte incomparable, Bright Star es tan delicada como las alas de una mariposa y visualmente roza la perfección.

Cartel de Bright Star (2009), de Jane Campion

Bright Star narra el romance entre el poeta John Keats y Fanny Brawne, el gran amor prohibido del poeta a quien dedicó sus más bellos poemas, entre los que se encuentran el que da nombre a este film: Bright Star. Abbie Cornish y Ben Whishaw interpretan a la pareja formada por el poeta romántico y la joven Fanny, cuya relación estuvo desde su comienzo abocada al fracaso ya que a una joven como Mrs. Brawne no le estaba permitido enamorarse de alguien tan pobre como Keats. El tercer miembro de esta relación es Charles Brown (interpretado por un carismático Paul Schneider), amigo y patrón del poeta. Sin embargo, la tensa relación que existió entre este y Fanny queda patente en el menosprecio mostrado hacia la joven a quien Keats entregó sus últimos años de vida y dedicó sus últimos poemas, causado fundamentalmente por el miedo a que su amor por Fanny descentrase al poeta de su labor de escribir. Sin embargo, sus más bellas obras fueron inspiradas por este amor tan intenso como poco duradero.Bright Star (2009), de Jane Campion

La relación entre Keats y Brawne comienza y se desarrolla a través de la poesía, primero como fuente para Fanny para conocer al poeta, más adelante sus poemas intensifican el romance y ella se convierte en la musa de sus obras. También en el film la poesía de Keats está presente, aunque de una forma sutil que logra, sin embargo, llevar el ritmo de la narración en la sombra. El guión de Bright Star, escrito también por su directora Jane Campion, está inspirado en la autobiografía de John Keats escrita por Andrew Motion.

Bright Star es un drama de época, pero a diferencia de otras películas de este género, la belleza de las vestimentas de sus personajes y los grandes bailes de sociedad no ocupan el centro en una historia en la que Jane Campion prefiere centrar la atención en los detalles más insignificantes que son los que cobran sentido en esta historia de amor de una pasión delicada que se aleja del erotismo de El piano pero que está impregnada de una sensibilidad irresistible.

Cada escena de este film esconde una metáfora o un mensaje oculto, pues el foco de la historia se sitúa en los sentimientos, y no en los hechos que acaecen a sus protagonistas. Bright Star es, por encima de todo, una película sobre el amor entre Mr. Keats y Mrs. Brawne. Una historia de amor en la que las mejores escenas las proporciona el proceso de enamoramiento entre los amantes que desemboca en una trágica pérdida. Así, cada una de las fases de este amor tan intenso está representada a través de escenas que merecen ser recordadas.

El enamoramiento

Bright Star (2009), de Jane CampionLa escena que confirma el enamoramiento entre los protagonistas es aquella en la que Mrs. Brawne recibe la primera de muchas cartas con motivo del día de San Valentín: un pequeño sobre traído bajo la intensa lluvia. Fanny lleva un vestido rosa que contrasta con el blanco de las paredes de su cuarto. Al abrir el sobre, un pequeño baúl dibujado a mano esconde un corazón rojo y una breve nota. Pero no esta carta de San Valentín no es de Keats. A esta escena le sigue una persecución a tres campo a través y la intensa escena en la que Keats, creyendo que al ser Mr. Brown su san valentín ella está enamorada de él y no del poeta, muestra sin ningún pudor su profundo amor recién nacido por Fanny.

Un amor prohibido

La mejor escena de Bright Star (2009), de Jane Campion

Pero la mejor escena de Bright Star es aquella en la que, acompañado del maravilloso tema Bright Star compuesto por Mark Bradshaw (toda su banda sonora es un regalo), John Keats entra en el luminoso cuarto, se sienta sobre la cama mientras escucha los pasos de Fanny y su hermana subiendo las escaleras y entrando en el cuarto contiguo. Keats se pone en pie, se acerca a la pared y un primer plano nos muestra su frente contra la madera, sus manos apoyadas en su blancura. Y es entonces cuando, en la habitación contigua, Fanny y su hermana giran al unísono sus cabezas ante el knock-knock que proviene del lado opuesto. Fanny, con un brillo floreciente en la mirada, se pone en pie y salta al otro lado de la cama para tocar la pared y responder a la llamada. A través de la pared, los amantes se sienten como si sus manos se tocasen y Keats (aunque no lo puedan verlo en este vídeo) mueve su cama junto a la pared para estar aún más cerca de su amada.

La separación y la despedida

Este no es sino el comienzo de una sucesión de escenas inolvidables, como aquella en la que Fanny está sentada sobre su cama frente a la ventana abierta, el viento acaricia y balancea las cortinas y, al tumbarse, hace ondear la tela ligera de su vestido. O la de Keats tumbado bajo el sol en lo alto de un almendro en flor. Pero este amor idílico dura un suspiro (aunque en la realidad su historia de amor se prolongase a lo largo de los últimos tres años de la vida del poeta) y llega entonces la separación. Y con ella las escenas de Fanny leyendo las hermosas cartas que Keats le escribe sentada junto a la ventana, o entre campos de lavanda.

Bright Star (2009), de Jane CampionEl criadero de mariposas que Fanny crea en su cuarto para deleite de su hermana pequeña ofrece también maravillosas imágenes de mariposas volando libremente entre las cuatro paredes blancas de su cuarto. Metáfora de su amor por Keats, que vuela libre en sus corazones pero encadenado por la sociedad de la época, está destinado a durar lo mismo que la vida de las mariposas. Con su muerte, llegará también la tragedia para los amantes. Hasta llegar a la también maravillosa escena de la despedida, en la que se nos muestra un plano cenital de los amantes tumbados en la cama, frente a frente, abrazados el uno al otro hasta fundirse en uno.

Bright Star (2009), de Jane Campion

A los 25 años, Keats moría de tuberculosis en la ciudad Roma, donde había pasado su último año de vida alejado del clima inclemente de Londres. Fanny Brawne, su prometida, pasó los 6 años que siguieron a la muerte de su amado de luto y sin quitarse el anillo que Keats le había regalado. En los créditos finales de Bright Star, a la música se suma la voz en off del dulce y melancólico Keats/Whishaw leyendo uno de sus poemas dedicados a su amor. Y es entonces, al recordar en un instante el amor intenso y trágico entre los protagonistas, cuando esa fabulosa escena en que los amantes se tocan a través de un muro que les separa se instala en mi cabeza. Para nunca abandonarme.