Tráiler de The Wolverine o el viaje de Lobezno a Japón

Las pistas acerca del resultado final de The Wolverine han llegado por cuentagotas en los últimos días. Hace unos días llegaban múltiples imágenes que anunciaban la estética de aire oriental que tomaba, y ayer se publicó un breve teaser de apenas 30 segundos. Y todo ello funcionaba como un preludio del tráiler de The Wolverine, que acaba de ser lanzado a la red y que anuncia uno de los estrenos más esperados del verano, fijado para el 25 de julio en Argentina y Chile y para el 26 de julio en España y EEUU:

The Wolverine es, rizando el rizo, la secuela de una precuela de X-Men, la segunda parte del spin-off de la saga X-Men que narra el pasado del mutante Lobezno, cuyo físico es ya indisociable del de Hugh Jackman. Si en X-Men Origins: Wolverine (X-Men Orígenes: Lobezno) se mostraba la venganza de Lobezno hacia Victor Creed, culpable de la muerte de su novia, en esta segunda parte Logan se desplaza a Japón, acompañado de una joven asiática que le lleva a encontrarse con un viejo compañero de cárcel, quien en su lecho de muerte quiere saldar una deuda antigua y le hace un regalo. Allí se topará con el samurai de Plata, el villano interpretado por Will Yun Lee, anunciando así un film plagado de escenas de acción con katanas, en lo que parece un intento de emular la fusión de las culturas de EEUU y Japón que vislumbramos en Kill Bill.

En esta ocasión, ya no dirige Gavin Hood, pues el director es James Mangold, quien realizó el biopic de Johnny Cash titulado Walk the Line (En la cuerda floja), protagonizado por Joaquin Phoenix, o el film de acción Knight and Day (Noche y día), una parodia de este género en unos escenarios que ironizan sobre los tópicos andaluces. Y tampoco encontramos en el guión a David Benioff, sino Christopher McQuarrie y a Mark Bomback en esta adaptación del cómic de Frank Miller y Chris Claremont de los personajes de Marvel. Por lo visto en el tráiler de The Wolverine, en el tratamiento de las escenas nocturnas de Japón y en su iluminación parece haber una cierta cercanía con Blade Runner, con una ciudad poblada de signos y anuncios orientales que implican incomunicación. Y es que los espacios orientales van a permitir crear un aire de exotismo en el film, veremos en su estreno cómo se utilizan.

the wolverine