La ouija de Hollywood ahora planea despertar a Snake Plissken

La arqueología de Hollywood llega a límites insospechados. A pocos puede molestar que retomen sagas de gran éxito comercial, pero que fijen su mirada en personajes y películas de culto es otro tema. Y es que todo el sistema cultural y social del momento entran en juego para la conversión de un film en una obra de culto, y una vez que desaparecen tales condicionantes, es difícil resucitar mitos sin resultar artificiosos. Hace poco quedamos sorprendidos por la realización de un remake de Carrie, ya sin Brian de Palma ni Sissie Spacek, o el plan de una secuela de Blade Runner. Y la noticia actual es que Silver Pictures quiere resucitar a Snake Plissken, el célebre personaje creado por John Carpenter, en un guión a dos manos con Nick Castle.

Silver Picturres quiere resucitar a Snake Plissken

Snake Plissken es el protagonista de una de las obras más célebres de su director, Escape from New York (1997: Rescate en Nueva York), interpretado por Kurt Russell. Se trata de un antiguo lugarteniente del ejército de EEUU en una hipotética 3ª Guerra Mundial entre EEUU y la URSS, que durante la guerra perdió un ojo (de ahí el icónico parche que siempre porta en su rostro). Después, se volvió criminal como reacción ante el sistema, pues tras la guerra fue incapaz de ser absorbido por las actividades productivas de EEUU, y a causa de su inadaptación se convirtió en un auténtico antihéroe, cínico y combativo.

En el film, asistimos a un futuro próximo, 1997 (ya superado, pero en la Ciencia Ficción el futuro debe entenderse como un recurso narrativo), en el que Nueva York se ha convertido en una prisión de máxima seguridad y allí van a parar los criminales más peligrosos del país. A causa de un ataque terrorista dirigido contra el avión presidencial, el líder de la nación (encarnado por Donald Pleasence) queda atrapado en la ciudad; y entonces, Snake Plissken es contratado por el alcaide del penal, interpretado por Lee van Cleef, para asegurar que el presidente no caiga en las manos de los criminales que pueblan la urbe.

Ahí viene la subversión del discurso de la obra: un antisistema que se encarga de proteger al símbolo del propio sistema, señalando así la capacidad del régimen político-económico para incluir los márgenes del sistema en su mismo centro, introduciendo la resistencia en su propio funcionamiento. No en vano, esta obra fue escrita en un contexto crítico con el poder, tras el desprestigio que sufrió la política en los setenta con Richard Nixon. Además, el alcaide es considerado el hombre más poderoso del mundo, pues Carpenter sabe que las técnicas de contención del sistema son la clave del éxito.

Snake Plissken aparecería, más tarde, en una secuela que realizó el propio John Carpenter en 1996, Escape from L.A., ambientada curiosamente en el año actual, 2013, justo cuando se anuncia la recuperación del personaje. En ella, Los Ángeles, tras un terremoto, se ve separada del continente, y se convierte en una isla para el transgresor, pues allí quedan recluidos quienes no cumplen con las normas del sistema. Allí huye la hija del presidente tras robar un arma letal, y Snake Plissken será el encargado de rescatarla, de nuevo bajo mandato del Presidente. En ambas obras vemos las ciudades más icónicas de EEUU en un futuro postapocalíptico, casi el que vimos en los atentados del 11-S (¿el cine se adelantó a los atentados, tal y como señaló Baudrillard?), y esta boda entre el poder y el antipoder es donde estalla la subversión de las obras de Carpenter, siempre síntoma de las derivas de la política.

El propósito de Silver Pictures es realizar una trilogía, aunque todavía se desconoce si a través del remake del original o mediante otros acontecimientos adyacentes. Algunas voces hablan de la realización de una precuela, que explique el pasado de Snake Plissken y los acontecimientos que han llevado a Nueva York a convertirse en una prisión de máxima seguridad. Esto puede afectar al mito tanto del personaje como del film de Carpenter, pues gran parte del poder de la cinta es la ubicación de las causas fuera de campo, forzando la imaginación de espectador. Así, nos encontramos con la misma estrategia que se está llevando en otras obras, como en Mad Max, e incluso una obra del propio John Carpenter, The Thing, ya sufrió la explicación del antes, de los prolegómenos de su narración.

Silver Pictures es célebre por haber producido la saga de Lethal Weapon (Arma letal), así que igual podemos esperar una nueva trilogía plagada de acción. Entre 2007 y 2010 ya se planteó la posibilidad de un remake, con Gerard Butler como protagonista, pero la idea se desechó finalmente. Seguiremos esperando más noticias acerca de que Silver Pictures quiere resucitar a Snake Plissken, sobre su director, actores o guionistas, todavía un misterio.