Premios Oscar 2013: Todos los actores nominados

En nuestro repaso por las candidaturas de los Oscar 2013, ya hemos hablado largo y tendido sobre las posibilidades que tienen las diversas actrices que han sido nominadas: las quinielas dan como favoritas a Jessica Chastain por su interpretación en Zero Dark Thirty y a la cantarina Anne Hathaway por Les Misèrables. En la categoría masculina aparecen clásicos como Daniel Day Lewis o Robert De Niro, ambos ganadores de dos estatuillas doradas, y actores más inesperados como Hugh Jackman o Bradley Cooper. Vamos a repasar las opciones de todos los actores nominados en los Oscar 2013.

actores nominados Oscar

Actor protagonista

El premio a actor protagonista, a priori, es uno de los más claros de este año; por no decir que es la estatuilla cantada de la próxima gala de los Oscar. El favorito de todo el mundo es Daniel Day Lewis por su caracterización mimética con Abraham Lincoln. Le avalan todos los premios conseguidos en los últimos meses: Globo de Oro, Critics' Choice Awards, BAFTA y muchos otros.

Oscar actor protagonista

Daniel Day Lewis por Lincoln

Lincoln no es, ni mucho menos, mi película favorita para este año; de hecho, creo que, a pesar de todas las nominaciones, la producción de Spielberg puede ser una de las grandes perdedoras. Pero si alguien tiene todas las papeletas para llevarse un premio la noche del 24 de febrero es Daniel Day Lewis. No solo está considerado uno de los mejores actores vivos, si no que además tiene fama de ser un actor muy meticuloso a la hora de elegir los papeles que interpreta: apenas ha hecho 5 películas en los últimos 10 años. Ya tiene en su casa dos Oscar como protagonista por My Left Foot y There Will Be Blood; con Lincoln tiene la posibilidad de entrar en el Olimpo de las tres estatuillas, donde ya están actores míticos como Jack Nicholson, Walter Brennan, Meryl Streep o Ingrid Bergman, y quedaría únicamente a uno de Katharine Hepburn, la única actriz que ha conseguido cuatro Oscar.

Hugh Jackman por Les Misèrables

Hugh Jackman ha hecho en los últimos años una multitud de papeles, pero la etiqueta de Lobezno parecía que se le iba a quedar para siempre. El actor australiano ha conseguido quitarse el estigma de chico musculoso de películas de acción gracias a su papel de Jean Valjean en el musical Les Misèrables. Jackman, a pesar de estar bastante encasillado, ya demostró anteriormente ser un actor versátil: en Australia ya había actuado en diversos musicales, pero no fue hasta 2009 cuanto todo Hollywood pudo verle bailar y cantar mientras presentaba un premio en la ceremonia de los Oscar. Su trabajo en la adaptación de la novela de Victor Hugo es muy bueno y le abre nuevos horizontes interpretativos, aunque para este premio tiene una competencia muy dura.

Joaquin Phoenix por The Master

Joaquin Phoenix es uno de los actores más extravagantes y talentosos de los últimos años. Parecía que su carrera como actor llegaba a su fin cuando anunció que se retiraba del mundo del cine para dedicarse al hip-hop en 2008, todo resultó ser un brillante falso documental de Casey Affleck titulado I'm Still Here: The Lost Year of Joaquin Phoenix. Phoenix le tomó el pelo a toda la industria de Hollywood, pero en el proceso engordó un buen puñado de kilos y no se privó de ningún vicio. Una vez recuperado para la causa, vuelve a estar nominado por tercera vez a los Oscar por The Master, donde interpreta a un soldado de la marina traumatizado que se deja engatusar por una secta. Otra ocasión más para demostrar su afección por los personajes trastornados o con desorden de personalidad, que se han convertido en su gran especialidad. El de Commodo en Gladiator le valió una nominación y también su Johnny Cash en Walk the line, pero va a ser complicado que a la tercera vaya la vencida.

Denzel Washington por Flight

Su presencia en este categoría me parece la menos merecida entre los actores protagonistas, y no porque ponga en duda la capacidad como actor de Denzel Washington, pero en los últimos años no ha elegido con demasiado acierto sus papeles. De sus últimas películas, destacaría su interpretación en American Ganster en 2007, dirigida por Ridley Scott, pero desde entonces se ha dedicado más a papeles de acción como la penosa The Book of Eli. Su papel como piloto alcohólico, que acaba siendo héroe por accidente, le ha valido su sexta nominación, pero no parece que tenga demasiadas posibilidades de repetir y conseguir su tercer Oscar. Ya tiene dos por Glory y Training Day.

Bradley Cooper por Silver Linings Playbook

Bradley Cooper ha pasado de un día para otro de guaperas a actor nominado junto a pesos pesados como Day Lewis o Denzel Washington, y no es que yo considere que estos premios marquen qué actores son mejores (si no, que se lo pregunte a Cary Grant o Peter O'Toole, que nunca consiguieron un Oscar), pero llama la atención ver su nombre aquí. En Silver Linings Playbook lo que más sorprende es Bradley Cooper dando vida a un personaje inestable mentalmente, que consigue hacer pasar al espectador con soltura de la comedia al drama. Es la sorpresa del año y le dan posibilidades, pero va a tener muy difícil dar la campanada.

Actor de reparto

Este año, todos los actores de reparto ya saben lo que se siente al recoger un premio de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas estadounidense. Si entre los actores protagonistas sorprendía ver a noveles en esto de los premios como Hugh Jackman y Bradley Cooper, en esta categoría solo encontramos a actores con muchísimas tablas.

Oscar actor reparto

Christoph Waltz por Django Unchained

¿Por qué Christoph Waltz es el favorito? En primer lugar, porque en los BAFTA y en los Globos de Oro ya han reconocido su labor en la última locura de Quentin Tarantino. Pero, principalmente, porque su actuación como el cazarecompensas King Schultz es de lo mejor de Django Unchained: consigue ser gracioso, retorcido, violento y extremadamente educado sin perder un gramo de credibilidad. Ya consiguió este mismo premio en 2009, de la mano de su descubridor Tarantino, gracias al despiadado personaje del coronel Hans Landa. En los Oscar 2013, lo normal sería que el actor austriaco volviese a subir al escenario del Kodak Theatre para recoger la estatuilla dorada.

Philip Seymour Hoffman por The Master

Philip Seymour Hoffman lleva en el mundo del cine desde su debut en 1992. A pesar de ser un gran actor, en los primeros años de su carrera pasó bastante desapercibido. El despegue definitivo llegó en el año 2005, cuando se llevó el Oscar a mejor actor protagonista por Capote. Su perfecta metamorfosis como el escritor y periodista Truman Capote le situó en el candelero, y desde entonces no ha hecho más que sumar nominaciones como mejor actor de reparto: Charlie Wilson's War en 2007, Doubt en 2008 y The Master en 2013. Parece poco probable que consiga este premio por su interpretación como el líder de un movimiento sectario muy parecido a la cienciología.

Tomy Lee Jones por Lincoln

A pesar de la aparatosa peluca, el personaje de Thaddeus Stevens, el político republicano que más apoyo a Lincoln a la hora de abolir la esclavitud, ha sido el responsable de conseguir que Tomy Lee Jones consiga su cuarta nominación a un premio Oscar, la tercera como actor de reparto. Su único premio lo consiguió hace diez años por su papel secundario como policía en The fugitive, antes lo perdió por JFK y, en 2007, Day Lewis le arrebató la estatuilla a mejor actor protagonista después de hacer la mejor actuación de su vida en In the Valley of Elah. A sus 66 años, se encomienda a la oratoria de los grandes políticos norteamericanos para tener opciones; si fallan las apuestas y no se lo lleva Waltz, Tomy Lee Jones espera su oportunidad.

Alan Arkin por Argo

Con 78 años, Alan Arkin es el más veterano de los actores nominados. Aunque tenía una la larga carrera a sus espaldas, tras 40 años sin reconocer sus méritos, su primer Oscar se lo llevó hace siete años con el filme independiente Little Miss Sunshine, donde dio vida a un abuelo peculiar y muy carismático. En los años 60 ya le habían nominado por partida doble como actor secundario por Russians Are Coming y The Heart Is a Lonely Hunter. No tiene demasiadas opciones de repetir premio porque apenas sale diez minutos en la película de Ben Affleck, pero muchos achacan su presencia en esta categoría porque pronuncia la frase más famosa del filme: "Argo fuck yourself".

Robert De Niro por Silver Linings Playbook

Robert De Niro es uno de mis actores favoritos y uno de los más grandes de los últimos 50 años, pero repasando sus últimos papeles -de los últimos diez años por lo menos-, es entendible que haya perdido gran parte del prestigio conseguido. Siempre se le achaca que no ha sabido elegir con acierto los personajes que interpreta, pero no creo que De Niro sea un actor que no sepa diferenciar un buen papel de uno mediocre; por eso, yo prefiero pensar que simplemente ha decidido dedicarse a la comedia facilona y a los thriller de poca monta. Tampoco ayudó demasiado el duro cáncer que pasó hace un tiempo. 22 años después, los fanáticos de su cine volvemos a sonreír por verle entre los nominados por su entrañable papel en Silver Linings Playbook. Sería un gustazo que subiera al escenario y recogiera la que sería su tercera estatuilla dorada, pero no hay demasiadas posibilidades de que esta película vaya a ser la sucesora de iconos como The Godfather: Part II y Raging Bull, con las que De Niro consiguió sus dos Oscar.