Head over heels: dos visiones de un matrimonio en stop-motion

Head over Heels no ganó el Oscar a mejor cortometraje de animación, pero era, sin duda, mi favorito entre los nominados. El destinatario del galardón era obvio: The Paperman, de Disney, esa historia de amor en la incomunicación desarrollada en los años cuarenta, de gran creatividad visual pero menor originalidad argumental, se llevó el Oscar. En la categoría estaban también nominados Adam and Dog, una visión del génesis desde el punto de vista de un perro, Fresh Guacamole, un bizarro cortometraje que transforma objetos cotidianos en guacamole, y una pieza sobre un día en la guardería de Maggie Simpson. Pero creo que la obra más original es Head over heels, un cortometraje en stop-motion, que ya está disponible en la red:

Head over heels desarrolla el tema de la contraposición de visiones que siempre supone, a la larga, un matrimonio, por mucha coincidencia de futuros que se proyecte en un principio. Y, para mostrar que el conflicto es un resultado a largo plazo inevitable, han tomado dos personajes de edad avanzada, mostrando cómo un matrimonio asentado deja desarrollar, en el más tibio silencio, el enfrentamiento. Lo interesante no es el tema, sino la forma: el director y guionista Timothy Reckart proyecta, en las propias leyes físicas, esa disputa íntima. De este modo, cada uno experimenta, a su manera, la ley de la gravedad, de manera que para cada uno el techo es el suelo del contrario: lo que para uno es la base de su visión del mundo, para el otro es sólo una ficción, una falsa idea de estabilidad.

Pero entonces se da una situación de dificultad, en este caso el alunizaje en una nueva tierra, que parece dar la razón a la mujer en su forma de experimentar el mundo, mientras el hombre encuentra dificultades de sostenerse. De este modo, el conflicto se resuelve por la aparición de un conflicto exterior, en este caso el planeta que da el triunfo a uno de los dos miembros de la pareja, y debe ser la que permanece estable la que ceda para aceptar a la alteridad. Así, un conflicto externo, como ocurre en Lost Highway a través del personaje de Mr. Eddy, es lo que permite sellar una unión matrimonial: el matrimonio se define aquí en términos negativos, no como unión por similitud, sino como unión en la diferencia para evitar el desvalimiento del mundo.

head over heels

head over heels