Premios Goya 2013: animación por ordenador y el romanticismo del stop motion

Uno de los principales alicientes de cualquier premio cinematográfico es la intriga de no saber qué película resultará ganadora. En la categoría de películas de animación la resolución parece bastante clara: Las aventuras de Tadeo Jones parte con una grandísima ventaja respecto al resto de sus competidores. En caso de sorpresa, la única producción que podría dejar sin premio al arqueólogo es O Apostolo, un claro ejemplo del encanto que tienen las técnicas de animación más tradicionales frente a la computación de la imagen. Curiosamente, este año, tres de las películas nominadas han sido íntegramente generadas por ordenador con la técnica del CGI (Computer-generated imagery), y eso que Arrugas y Chico y Rita, las ganadoras en 2012 y 2011, fueron creadas por animación convencional. Estas son las peliculas de animación nominadas en los Goya 2013.

Goya 2013 animación

Las aventuras de Tadeo Jones, de Enrique Gato

Tadeo Jones es el mejor ejemplo de cómo la animación española poco a poco va abriéndose un hueco dentro de los gustos del gran público, situándose codo con codo con las películas de los gigantes de la industria como Pixar o DreamWorks. A pesar de que el dinero no es algo que abunde en el mundo del cine, y mucho menos en el de la animación, si que hay mucho talento y ganas de conformar una industria española que pueda ser rentable, películas como Planet 51, Chico y Rita o El lince perdido. Precisamente, hace poco, se publicó el denominado Libro Blanco de la Animación, realizado por su patronal Diboos, donde se dan las claves de la evolución de este sector.

¿Por qué Tadeo Jones es la favorita? En primer lugar, porque el personaje ya tiene dos premios de la Academia en sus vitrinas, ambos conseguidos por su director en pasados años por dos cortometrajes centrados en este mismo personaje. En segundo lugar, Las aventuras de Tadeo Jones hizo historia al convertirse en la película de animación española que conseguía una recaudación más alta: 2,7 millones de espectadores y unos 18 millones de euros. Ser el filme de animación más taquillero y la segunda cinta española más vista del año en nuestro país también la han llevado a conseguir un total de cinco nominaciones: mejor director novel, mejor guión adaptado, mejor música original, mejor canción y mejor película de animación. Si Enrique Gato se marcha de la gala sin conseguir un solo premio, sería una sorpresa mayúsucula.

Las aventuras de Tadeo Jones cuenta la historia de un albañil que es confundido con un famoso arqueólogo y es enviado a una expedición en Perú, donde le acompañan su perro Jeff, una intrépida profesora y un loro mudo. Un combinación entre comedia y aventuras que ha cautivado al público español. Ya preparan una segunda parte para el año 2015.

O Apostolo, de Fernando Cortizo

Personalmente, esta cinta me parece la más interesante de las cuatro que han entrado a concurso. O Apostolo es la primera película europea en stop-motion estereoscópico, una técnica muy compleja que consiste en rodar primero con actores de carne y hueso, para luego adaptar sus gestos e interpretaciones a las marionetas. Un proceso complejo y que exige un trabajo muy minucioso. Su director es Fernando Cortizo, un debutante en la dirección, pero con una amplia experiencia en el mundo de la animación, que consiguió financiación para este ambicioso proyecto a través del micromecenazgo o crowdfunding. La película, que cuenta con actores tan prestigiosos como Luis Tosar o Geraldine Chaplin, narra la historia de un preso recién fugado que intenta recuperar el botín que escondió unos años antes en una remota y solitaria aldea gallega. Allí se llevará una sorpresa al contemplar que el pequeño pueblo está habitado por siniestros ancianos y espíritus.

O Apostolo tiene una ambientación lúgubre y teneborosa que es difícilmente mejorable y, además, un diseño de personajes que es una maravilla. La historia oscila entre el terror y la comedia, aunque en ciertos momentos es algo supletorio que queda ensombrecido por la sorprendente estética del filme. Sería un buen reconocimiento y una alegría si se llevan este Goya, sobre todo teniendo en cuenta que la película fue fiasco por culpa de una penosa distribución y apenas recaudó 13.000 euros en taquilla durante su primer fin de semana. Cifras terribles para una película con un presupuesto de más cinco millones de euros.

El corazón del roble, de Ángel Izquierdo y Ricardo Ramón

El corazón del roble se podría enmarcar dentro del género de la fantasía épica: cuenta los extraños acontecimientos que cambian el clima en la colina del dragón. El mundo queda inmerso por un manto de frío y oscuridad y Robin, un pequeño elfo guardián del bosque, suplica a los dioses ayuda para combatir el mal que amenaza con destruir la vida. Es el primer largometraje de animación por ordenador que realiza el estudio Milímetros, especializados en animación tradicional y responsables de películas como Dragon Hill -también dirigida por Ángel Izquierdo-, que se alzó con el premio a mejor película de animación en el año 2003. Los directores, Ángel Izquierdo y Ricardo Ramón, ya tienen experiencia acumulada en estar nominados a un Goya, ya que el año pasado optaron al premio por Papá, soy una zombi.

The Wish Fish, de Gorka Vázquez e Iván Oneka

The Wish Fish llama la atención porque se trata de una coproducción entre España y la India. Un proyecto financiado por el FROM , que busca concienciar a los más pequeños de la casa sobre todo el provecho y alimentos que saca el ser humano del mar. Una relato ecologista con una historia algo absurda: Opil odia el pescado. Por eso, su madre, en un intento desesperado por cambiar este hábito, le sirve un plato especial: el pez de los deseos. Pero él ya no cree en cuentos de hadas y se lo toma a broma: "ojalá vengan unos mutantes extraterrestres y se lleven todo el pescado del planeta". Este es el punto de partida de The Wish Fish.