Premios Goya 2013: guiones originales y adaptados y viceversa

Siempre se dice aquello de que puedes hacer una buena película a partir de un guión mediocre, pero nunca podrás hacer una buena a partir de un guión malo. Encuentro algunas contradicciones entre los guiones nominados a los premios Goya 2013. Pero lo peor no es eso, sino la baja calidad general de casi todos ellos. Si estas son las mejores plumas del cine español, no me extraña que se encumbre a los directores que los dirigen. Al fin y al cabo, aquello de lo que me quejaba cuando le di un repaso a los títulos que compiten al Goya a la mejor película, sobre la ausencia de cultura española en casi todos los relatos, venía manifestada, probablemente, desde los textos a partir de los cuales se realizaron las películas.

Guión original

Nominadas a los premios Goya 2013 - guiones originales

Cuando llegamos a la categoría de los guiones siempre nos encontramos con dos categorías, la correspondiente a los guiones originales y aquellos que parten de material previo, que no necesariamente tiene porqué ser una obra, un cuento o una novela, sino porque sus personajes hayan sido creados en una película, corta o larga, precedente. Y además de esta puntualización nos encontraremos con alguna que otra contradicción.

Rafael Cobos y Alberto Rodríguez por Grupo 7

Tercera nominación para esta pareja profesional compuesta por Rafael Cobos y Alberto Rodríguez, que fueran nominados anteriormente por los guiones de 7 vírgenes y After. La mayor virtud de su texto es que permite que sea el espectador quien saque sus conclusiones del comportamiento de los protagonistas. Prefieren sugerir, en lugar de explicar. Y consiguen un magnífico equilibrio entre texto e imagen. Si a esto sumamos la habilidad que tienen para escoger tanto el punto en que comienza la historia, como su final, sumado a la habilidad que tiene el reparto completo de la película para dar vida a su personajes, hace de Grupo 7 mi guión favorito para llevarse el Goya al mejor guión original.

Fernando Trueba y Jean-Claude Carrière por El artista y la modelo

Está claro que Fernando Trueba sabe escoger los guionistas con so que colabora. En su cuarta nominación como guionista, se llevó el premio por El sueño del mono loco, compartido con Manolo Matji y Menno Meyjes, y por Belle evoque, compartido con Rafael Azcona y José Luis García Sánchez, quedando como aspirante cuando estaba nominado por El embrujo de Shanghai, que no compartía con nadie, y por El baile de la Victoria, que compartía com Antonio Skármeta y Jonás Trueba. En esta ocasión comparte su nominación con Jean-Claude Carrière, que fuera gran colaborador de ilustres cineastas españoles como Luis Buñuel o Luis García Berlanga. Ya he expresado mi opinión sobre la película dirigida por Fernando Trueba y poco más puedo añadir para defender esta candidatura al mejor guión original, salvo que me parece más digna que las dos que dejo por detrás.

Sergio G. Sánchez por The Impossible

Segunda nominación al Goya de Sergio G. Sánchez, que ya lo consiguiera con El orfanato, y que también está nominado este año en la categoría de mejor guión adaptado. Como TV-Movie, The Impossible, no deja de ser curiosa, pero la recopilación de pequeñas historias que debe haber realizado el señor Sánchez, a partir de la historia de María Belón, no me parece ni interesante. Cualquiera que viera cinco noticiarios en la época del tsunami recordará las diferentes historias que se cruzan con el periplo de esta familia de procedencia incierta, pero que viven en Japón. La película ha tenido una gran repercusión, pero ni siquiera me parece probable que se alce con el premio.

Pablo Berger por Blancanieves

Vamos a ver, ¿me están diciendo que ninguno de los miembros de la Academia había visto el tráiler de Blancanieves? ¿O es que ninguno de ellos se ha dado cuenta de que en el mismo año han sido estrenadas, no una ni dos, sino tres películas inspiradas en el popular cuento de los hermanos Grimm que constituyera el primer largometraje de la factoría Disney? ¿CÓMO QUE ESTE ES UN GUIÓN ORIGINAL? Está claro que Pablo Berger los debe tener hechizados a todos. Primero le dan el premio Gaudí a la mejor película en catalán cuando es muda y ahora resulta que está nominada al Goya al mejor guión original. Más que lo original, lo auténtico sería que Berger lo rechazara por estos mismos argumentos.

Guión adaptado

Nominados a los premios Goya 2013 - guiones adaptados

Ya lo avisaba Enrique González macho, presidente de la academia, en el acto de lectura de las nominaciones, si había algún empate entre las películas nominadas, se deshacía nominando a todas aquellas que habían empatado, respetando siempre el mínimo de cuatro. Por eso este año nos encontramos con cinco aspirantes al Goya al mejor guión adaptado.

Manuel Rivas por Todo es silencio

No he visto la película dirigida por José Luis Cuerda, pero permítanme que me apoye en su capacidad para escoger colaboradores. De hecho, la última vez que Manuel Rivas participó en la escritura de un guión ya fuera para una película dirigida por José Luis Cuerda, y se llevó su Goya correspondiente, que compartió con el director y Rafael Azcona. La búsqueda de tesoros en los naufragios de las costas gallegas, primero, y la lucha contra el narcotráfico, después, sirven de vínculo a un triángulo amoroso en el que se mezclan deseo y rencor. Una hisotria basada en la propia novela de Manuel Rivas.

Ramón Salazar por Tengo ganas de ti

Segunda nominación al Goya para Ramón Salazar, que ya lo estuviera por su anterior adaptación de la novela de Federico Moccia. Única nominación para una de las tres películas que conseguían tan buenos resultados para el cine español en este último año. Desde mi punto de vista, una apuesta interesante que no se limita a prolongar la historia iniciada con A tres metros sobre el cielo, sino que permite la madurez de sus personajes llevándoles a territorios emocionales opuestos. Es posible que sobre alguno de los personajes que hacen referencia a su antecesora, pero la energía que transmite la pareja protagonista, me parece suficiente como para premiar su trabajo. Puede ser un guión imperfecto, pero es una tara que podemos encontrar en casi todos los guiones candidatos este año.

Jorge Arenillas y Javier Gullón por Invasor

Uno de los guionistas habituales de Muchahcada Nui, Jorge Arenillas y el que fuera responsable de los guiones de El rey de la montaña, Hierro o Agonsia, Javier Gullón, firman la adaptación cinematográfica de una novela de Fernando Marías. Una película antibélica que pone sobre la mesa dilemas que, aunque puedan resultar contradictorios, siempre está bien ponerlos sobre la mesa. Daniel Calparsoro dirige una película irregular, pero efectiva, aunque no, desde luego brillante.

Verónica Fernández, Jordi Gasull, Neil Landau, Ignacio del Moral y Diego San José por Las aventuras de Tadeo Jones

¿Pero esto qué mierda es? ¿Contar para una historia estúpida y previsible, con unos personajes que aunque fueran creados por Javier López Barreira y Gorka Magallón, no disimulan que su fuente de inspiración no es tanto la serie de Indiana Jones como cualquiera de las películas en las que participara Harrison Ford en sus primeros años, como Star Wars, con el que fuera guionista de Melrose Place, juntándolo con el de Cuéntame y el de Pagafantas y ya tenemos un guión digno de nominación? Pues no. Este es uno de los claros ejemplos de cómo hace las cosas la Academia del Cine Español. Con el culo. De los cinco guionistas que participan en el guión de Las aventuras de Tadeo Jones, Verónica Fernández ya tiene su Goya por el de El bola, así como Ignacio del Moral consigue su cuarta nominación, después de Los lunes al sol, Cenizas del cielo y La voz dormida. Para Diego San José, Jordi Gasull y Neil Landau es la primera. Y espero que sea la última.

Sergio G. Sánchez y Jorge Guerricaechevarría por Fin

La opera prima de Jorge Torregrossa no ha merecido que esté nominado a la mejor dirección novel, pero sí lo han sido sus guionistas, Sergio Sánchez, que este año está doblemente nominado con The Impossible, y Jorge Guerricaechevarría, en la que es su quinta nominación después de El día de la bestia, La comunidad, Los crímenes de Oxford y Celda 211, con la que se llevó su primer Goya. Basada en una novela de David Monteagudo, la película sigue el periplo de un grupo de jóvenes que se reúnen en un refugio de montaña para rememorar una noche que vivieron juntos quince años atrás. Durante la noche se produce un inesperado apagón, las estrellas brillan más de lo habitual y al día siguiente desaparece uno de ellos… y es posible que al final ya no quede nadie. No es tampoco una historia perfecta, pero es original y arriesgado y creo que tiene todos los ingredientes para impresionar a la Academia.