Marion Cotillard protagonizará lo próximo de los hermanos Dardenne

Los hermanos Dardenne lograron con Le gamin au vélo (El niño de la bicicleta) una nueva vuelta de tuerca de su realismo social, donde integraron la música extradiegética (algo que sólo había ocurrido en Le silence de Lorna), conformada por leves acordes de Bach, en tres momentos puntuales del film, generando un tono más amable pero igual de combativo que en el resto de su filmografía. Y ya han anunciado su trabajo en un nuevo proyecto, que dispondrá de una larga andadura, pues la elaboración de los guiones de los hermanos Dardenne es tan precisa que lleva meses su realización. Y lo que antes hemos conocido es su reparto: Marion Cotillard trabajará con los hermanos Dardenne en su próxima obra, Deux jours, Une nuit.

marion cotillard

El argumento del que parte Deux Jours, Une nuit responde a las constantes que definen el cine de estos hermanos, un conflicto del personaje con el entorno que permite definir las inconsistencias del medio social en que les ha tocado vivir. Marion Cotillard encarnará a una mujer que va a ser despedida, pero dispone de una opción para salvar su trabajo: debe convencer a todos los compañeros de trabajo para que renuncien a sus bonificaciones, que servirán para sufragar su sueldo. Así, los Dardenne están siempre atentos a la evolución del capitalismo, y se hacen eco de los conflictos psicológicos que generan ciertas condiciones de trabajo, no ya para ascender, sino para conservar el puesto. Y, como siempre, la desesperación de las clases trabajadoras como telón de fondo. El actor Fabrizio Rongione, presente en el cine de los hermanos Dardenne desde Rosetta.

Los hermanos Dardenne son los artífices de una renovación fundamental en el realismo fílmico en las últimas décadas. Su cine es realista, no por acoger la realidad, como se pretende en el realismo más primitivo, sino por la forma: se trata de un realismo formal, su proximidad al entorno social reposa en las elecciones formales y no en el intento de suprimir la forma. Dan, en apariencia, una idea de improvisación y descuido, pero todo está medido hasta el último extremo, aunque en último término es el cuerpo humano como nexo, como paisaje, el que sirve como guía por esa sumersión en el mundo.

hermanos dardenne

Normalmente, recurren a actores desconocidos, en ocasiones no profesionales y que después se convierten en rostros icónicos por su simple deambular del celuloide de los hermanos Dardenne por Cannes, como es el caso de Olivier Gourmet, premio a la Mejor Interpretación en Cannes en 2002 por Le fils (El hijo). Así generan esa sensación de aprehensión de la realidad y contacto íntimo con ella, siguiendo así la estela del neorrealismo italiano. Pero desde su última obra, se ha producido un interesante giro en su filmografía: en Le gamin au vélo (El niño de la bicicleta), introdujeron una actriz profesional, Cécile de France, célebre en la cinematografía francesa. El film funcionó bien con ese rostro, y quizá haya servido para una mayor permeabilidad de la obra en las salas. Y, en su nuevo proyecto, todavía en su génesis, han optado por una auténtica estrella: Marion Cotillard.

La noticia de que Marion Cotillard trabajará con los hermanos Dardenne seguramente anuncie ese deseo de los directores de hacer llegar su cine a un público lo más amplio posible. Y, de todos modos, es una actriz que crece con el tiempo, tal y como muestra en De rouille et d´os (De óxido y hueso), la última obra de Jacques Audiard, donde encarna a una joven que, súbitamente, queda minusválida, y debe encauzar su vida solitaria a través de otros motivos ajenos al trabajo. Seguramente, los hermanos Dardenne se hayan visto conquistados por su interpretación, surcada de ojeras y resignación, que tan bien se adecua a algunos de sus personajes. Espero impaciente el resultado, que empezará a rodarse en verano en su ciudad natal de Bélgica, donde se desarrollan todas sus ambientaciones, y seguramente llegue en el festival de Cannes del próximo año 2014, cita a la que nunca fallan.