Making of de To the wonder: los secretos del rodaje de Malick

El instante de creación en la obra de Terrence Malick sigue siendo un misterio, exactamente simétrico al que produce en la recepción del espectador. Es difícil describir las variables que entran en juego en el momento de iniciar una toma, pues más allá del absoluto detalle y planificación de algunos elementos de la puesta en escena, hay sin embargo espacio libre para la improvisación, ya sea en la gestualidad de los actores, pero ante todo en el movimiento de la naturaleza. Y es que el guión está reducido al mínimo, lo que permite la emergencia del gesto y del silencio, el principal estilema de la última trayectoria de su filmografía. Por estas razones, es interesante observar el Making off de To the wonder, que acaba de ser publicado y que permite acercarnos al proceso creativo de este enigmático director:

Y, como se observa en el making of de To the Wonder, hay una clara ausencia: la del director, Terrence Malick. Y es que la posición ideal de este realizador es, siempre, tras la cámara. No en vano, apenas conservamos algunas fotos suyas, no concede entrevistas y ni siquiera va a recoger los premios en los festivales. De él sólo tenemos el resultado de su trabajo, la obra, y los efectos en su entorno, las ideas de los actores en su participación en los rodajes. Por ello, en el making of, el director es una ausencia, un punto vacío en la imagen, pero es el gesto fundador de todo en esta filmografía.

Pero podemos conocer su trabajo a través de los actores, y es interesante este making of gracias a las opiniones que ellos vierten sobre su sistema de rodaje, si bien Affleck aquí no lanza las invectivas que ha señalado en otros medios, donde se veía sometido a la imprevisibilidad de la naturaleza, pues Malick prefería un movimiento del viento y las hojas a una variación en su rostro (algo comprensible cuando este actor es próximo a una estatua y ofrece poco margen de variabilidad en su interpretación, siendo la naturaleza mucho más espontánea). Asimismo, en el making of de To The wonder descubrimos algunas directrices que Malick da al actor, sobre todo algunas lecturas para comprender al personaje: Olga Kurylenko debía leer Anna Karenina, de Tolstoi, y Ben Affleck algunas obras de Heidegger, para sentir al genio en sus palabras.

Además, el making of de The the wonder permite apreciar esta relevancia del silencio y del gesto. De este modos, sumergirse en un rodaje de Malick es iniciar una nueva experiencia, para bien (Kurylenko), o para mal (Affleck).

to the wonder