El porqué del éxito de Tadeo Jones y de la animación española

El otro día, leyendo un artículo titulado El patito feo es ahora un cisne blanco supe que el sector de la animación en España tiene un volumen de negocio de 306 millones de euros, una cifra que hace años se antojaba inalcanzable. En el repaso de las películas de animación nominadas en los Goya, ya comenté que esta industria era una de las pocas que estaban en alza dentro del cine patrio y que Tadeo Jones, antes de que comenzase la gala, ya había hecho historia. Ahora, con tres nuevos Goya en su haber, y con otros dos ganados anteriormente por los cortos sobre el mismo personaje, hay que analizar el porqué del éxito de Tadeo Jones.

Tadeo Jones

Un indicio de que un sector funciona correctamente es la organización, por eso es destacable que hace poco se publicara el denominado Libro Blanco de la Animación, elaborado por la patronal del cine de animación Diboos y que daba unas cifras muy interesantes sobre la industria: los ya nombrados 306 millones de volumen de negocio en el 2011, 8.600 puestos de trabajos creados en el país y un 38% de los ingresos generados gracias al mercado internacional. Las aventuras de Tadeo Jones es el ejemplo perfecto del gran despegue de la industria, no ha sido la pionera, pero sí la que más éxitos ha alcanzado. Quizás, la que abrió camino en 2009 fue el filme Planet 51, la primera película de animación producida con los estándares de Hollywood, ya que la productora Ilion tuvo 55 millones de euros de presupuesto, fue escrita por uno de los guionistas de Shrek y consiguió que Sony la distribuyese por todo el mundo. Planet 51 se estrenó en Estados Unidos en unas 3.500 salas de cine y muchas más en resto del globo, un despliegue tan espectacular como el que suelen conseguir Pixar o DreamWorks. De esta manera se convirtió en la película española más taquillera del año y recaudó 108 millones de euros.

Es muy posible que el futuro del cine español pase por ese modelo de producción, el mismo que defendió ayer J.A. Bayona cuando recogió su premio como mejor director: "está bien hacer películas grandes, no significa ser arrogante, igual que hacer cine pequeño no significa ser pobre. El cine español necesita películas grandes, medianas y pequeñas". Una defensa del cine como industria, para que España pueda vender sus productos cinematográficos fuera de sus fronteras y pueda promocionarlos de la misma manera que lo hacen Amenábar, Bayona o recientemente Planet 51 y Las aventuras de Tadeo Jones.

Enrique_Gato

Las aventuras de Tadeo Jones se coló anoche entre las películas más galardonadas de los Goya 2013. Ya era histórico que una largometraje de animación español lograra cinco nominaciones (mejor director novel, mejor guión adaptado, mejor música original, mejor canción y mejor película de animación), pero el colofón fue la consecución de tres Goya: el de mejor película de animación estaba cantando, pero sí sorprendieron dos tan importantes como mejor guión adaptado y mejor director novel, este último arrebatándoselo al favorito indiscutible, Paco León.

¿Pero realmente merece Tadeo Jones tanto reconocimiento? ¿Es la mejor película de animación española de todos los tiempos? La respuesta es no. Pero en los Goya de este año han querido reconocer el trabajo que han hecho con esta producción, que ha demostrado que este género y esta forma de producir "a la americana" es rentable, y, sin duda, puede servir de impulso para el mundo de la animación nacional. Tantos premios también vienen a reconocer que Las aventuras de Tadeo Jones ha sido uno de los principales salvavidas de la industria de este año, el más estable junto a Lo imposible. El albañil reconvertido a arqueólogo y aventurero ha recaudado 18 millones de euros, siendo el filme de animación más taquillero y la segunda cinta española más vista del año en nuestro país. Datos que habrían sido imposible de conseguir si Las aventuras de Tadeo Jones no hubiese sido producida por gigantes empresariales como Mediaset España y Telefónica, con colaboraciones tan dispares como TV3 y la televisión ultraderechista Intereconomía.

A pesar de la brillantez técnica conseguida por LightBox Entertainment y Enrique Gato, también hay muchas voces que opinan que es todo el resultado de una gran campaña de marketing y distribución. Y es que, a la recaudación se suma que la película ya se ha vendido por territorio asiático, incluyendo el productivo mercado chino, y a otros 50 mercados, entre los que figura Rusia. Un Blockbuster en toda regla. Pero precisamente en las fortalezas de Tadeo, residen también sus defectos: como dijo Javier Ocaña, de el diario El País, con Tadeo Jones "España se anima. Estamos ante un salto, pero aún no ante el definitivo. Quizá sí en lo comercial, no en lo artístico." Porque tanto la historia y los personajes son bastante simples, hay quien incluso los considera planos y faltos de originalidad. Sin duda, es una película fácilmente comercializable, pero mucho menos interesante que, por ejemplo, O Apostolo o las ganadoras de años pasados: Arrugas y Chico y Rita.