Combustión: Calparsoro no descansa después de Invasor

Cuando todavía no se ha enfriado decepcionante recibimiento en taquilla de Invasor por parte del público español, Daniel Calparsoro nos adelanta el tráiler de Combustión, su siguiente película. Un thriller de acción producido por Zeta Cinema y Antena 3 Films, que está protagonizado de nuevo por Alberto Ammánn, a quien han acompañado ahora Álex González, Adriana Ugarte, Juan Pablo Shuk y María Castro en un rodaje que se ha desarrollado entre Madrid y Lisboa. Cuenta la historia de una embaucadora que seduce al novio de la propietaria de una joyería que planea atracar con su auténtico novio. El problema es que a la vez que seduce a su víctima, también se enamora.

Álex González y Adriana Ugarte en Combustión

La invasión fallida

Daniel Calparsoro es un cineasta atípico dentro del excéntrico panorama cinematográfico español. Formado en Nueva York, podemos decir que el director de filmes como Salto al vacío, Asfalto o Guerreros, siempre ha sido fiel a su manera de entender el cine. Cierto es que se acerca más al modelo estadounidense que al europeo, tanto por temas como por estética, pero que no por ello se desliga de los vínculos que le unen con su propia cultura: la española. Simplemente, aborda temas y personajes poco manidos dentro del cine español, lo que le convierten en un cineasta bastante peculiar. Y me pregunto si esa es, precisamente, la razón por la que no acaba de conectar del todo con el público español.

Combustión (2013, Daniel Calparsoro)

Tras un periplo televisivo, el 30 de noviembre se estrenaba Invasor, una película que aspiraba a repetir el éxito cosechado por Celda 211, no en balde venía de los mismos productores, además de que estaba protagonizada de nuevo por Alberto Ammánn. Con un presupuesto estimado de tres millones de euros, se incorporaba a la cartelera en el puente de Halloween/Todos los Santos, aspirando a alcanzar una recaudación superior al medio millón de euros en ese fin de semana, llegando sólo a la mitad. Poco más de un mes después no parece haber despertado mayor interés y a falta de esperar un renacer en taquilla, en caso de que se incluya dentro de las películas nominadas a los premios Goya de este año, podemos considerar que Invasor ha sido un fracaso, que ni siquiera era reconocida del todo por la crítica y cuyo talón de Aquiles vendría señalado en el propio discurso de su película. Afortunadamente, para él, ya había comenzado el rodaje de Combustión cuando comenzaba la promoción de Invasor.

Alberto Ammánn

¿Quizás el público español no está dispuesto a que le engañen con productos españoles que siguen las mismas estrategias de los que vienen de Hollywood? Es posible. ¿O será tan sólo que no conectan con la sensibilidad del cineasta vasco? También podría ser, sobre todo si consideramos que directores como Jaume Balagueró, J.A. Bayona, Alejandro Amenábar o Daniel Monzón, sí consiguen éxitos de taquilla con sus películas, que no distan demasiado de las estrategias comerciales estadounidenses. Recordemos que a otro cineasta como Enrique Urbizu, que siempre se ha mantenido fiel a sí mismo en una línea no muy diferente a la de Calparsoro, también le ha costado mucho trabajo ser finalmente reconocido con No habrá paz para los malvados por crítica, público y Academia, a pesar de haber realizado filmes tan espléndidos como La caja 507 o La vida mancha. Tampoco deberíamos considerar el salto generacional, pues Urbizu y Calparsoro encajan en auqella generación de cineastas vascos que surgía en los años noventa, en la que también estaban Julio Medem, Juanma Bajo Ulloa y Álex de la Iglesia.

De las motos a los coches

Si Invasor era un producto de los creadores de Celda 211, Combustión viene de la mano de los de Tres metros sobre el cielo, luego volvemos a encontrarnos con una película que repite fórmula y que, de hecho, tiene algún que otro punto en común con la popular película protagonizada por Mario Casas. Esto queda claro echando un vistazo al tráiler de Combustión, que promete un tipo de película menos romántica y con más acción, en la que intercambia carreras de motos por las de coches, pero que además llega con una onda tremendamente choni, mucho más choni.

Más vídeos en Antena3