Soderbergh, Panahi y Dumont, seleccionados para el festival de Berlín

El festival de Berlín, que se celebra entre el 7 y el 17 de febrero de este año, empieza a coger forma, pues ya se están anunciando las películas que integran las distintas secciones que lo conforman. Si hace unas semanas conocíamos 6 títulos presentes, entre ellos los de Ulrich Seidl, Gus van Sant y Hong Sang-soo, además de la última producción de Dreamworks Animation (The Croods), hace poco se desveló la presencia de la esperadísima The Grandmasters, de Wong-Kar Wai, que se encarga de inaugurar la cita cinematográfica. Y este fin de semana se han publicado 9 nuevos títulos que forman parte de la Sección Oficial:

Camille Claudel, de Bruno Dumont

El director francés Bruno Dumont es uno de los máximos representantes de un cine del cuerpo, que pretende auscultar los traumas colectivos a través de la fisicidad, tratando de mostrar cómo la civilización ha fallado en el intento de camuflar las pulsiones más violentas y destructivas del ser humano. De ahí que, en su última obra, Hors Satan, proyectada en el festival de Cannes de 2011, su personaje protagonista, una especie de nuevo mesías que sirve de maestro para una joven, es además un asesino, confundiendo así la naturaleza con la creación cultural que es la religión. En Berlín presenta su última obra, Camille Claudel 1915, un biopic sobre la escultora francesa que fue amante de Auguste Rodin, que sufría constantes crisis nerviosas y que, tras la muerte de su padre, en 1913, fue encerrada en un manicomio durante el resto de su vida, hasta su muerte en 1943. Juliette Binoche es la encargada de dar vida a Camille Claudel.

Parde (Closed Curtain), de Jafar Panahi

Panahi vuelve a realizar una película dentro de su arresto domiciliario, al que está condenado en Irán durante 6 años, tras la interesante This is not a film. En este caso, codirige con Kambozia Partovi, y los directores del festival no conocen los detalles sobre la forma de rodaje, pues se le ha vetado la dirección cinematográfica durante 20 años.

Side Effects, de Steven Soderbergh

Side Effects parece ser el canto de cisne del director Steven Soderbergh, quien anuncia su retirada definitiva del cine (aunque la reiteración del anuncio hace desconfiar de su veracidad). Se trata de un thriller ambientado en el mundo de la industria farmacéutica, en concreto en la psicofarmacología, que estudia los efectos de las drogas en la mente. Sigue los pasos de una adicta a las drogas con receta (Catherine Zeta-Jones), que se enamora de un médico (Jude Law). Ya está disponible el tráiler de la obra:

An Episode in the Life of an Iron Picker, de Danis Tanovic

El director bosnio Danis Tanovic presenta un drama social sobre la injusticia que genera la sanidad privada. Para denunciar tal situación en Bosnia, y que es la situación hacia la que se encamina toda Europa en la actualidad, sigue los pasos de Senada, una mujer de 31 años embarazada de cinco meses, y que vive con sus hermanas y su pareja en el mismo piso. No tiene seguro médico, y evita ir al médico, pero un día comienza a sangrar y se ve obligada a acudir al hospital; finalmente, debe ser sometida a una operación que le costará 500 euros, pero es incapaz de conseguir tal suma de dinero.

Elle s'en va (On my Way)

La directora francesa Emmanuelle Bercot trae un drama con la gran actriz Catherine Deneuve.

The Necessary Death of Charlie Countryman

Es el debut en la dirección de Fredrik Bond, y protagonizada por Shia LaBeouf, Evan Rachel Wood y Mads Mikkelsen. Charlie Countryman (LaBeouf) se enamora de Gabi (Wood), una húngara casada con Nigel (Mikkelsen), un hombre violento e inestable mentalmente, jefe de una banda criminal; Charlie se enfrentará al hampa para poder conquistar a Gabi.

Gold, de Thomas Arslan

El director alemán Thomas Arslan recurre a la metaficción, pues en Gold pone en escena el rodaje de una obra de ficción: en concreto, Gold aborda el rodaje de un film en Canadá, ambientado en 1898, sobre la fiebre del oro que provocó desplazamientos masivos de personas con sus animales para obtener el preciado metal. El reparto está conformado por Nina Hoss, Marko Mandic, Uwe Bohm, Lars Rudolph, Peter Kurth, Rosa Enskat y Wolfgang Packhäuser.

La Religieuse, de Guillaume Nicloux

La religieuse es una adaptación de la novela homónima de Denis Diderot. Ambientada en el mismo siglo en que vivió el autor, el s. XVIII, Suzanne es una joven de 16 años obligada a convertirse en miembro de una orden religiosa por su familia. En el convento, ella se enfrenta a la arbitrariedad de la jerarquía eclesiástica: madres superiores con constante vigilancia sobre sus novicias, crueles y poco amables. La pasión y la fuerza que la animan le permiten resistir a la barbarie del convento, y persigue un único objetivo: luchar, por todos los medios, por alcanzar la libertad. Suzanne es encarnada por Pauline Etienne, y destaca también la presencia de Isabelle Huppert, que hace poco veíamos en otro film que analizaba la experiencia de la religión, Bella Adormentatta, donde encarnaba a una madre que se obligaba a creer sin ser creyente.

Layla Fourie, de Pia Marais

Layla Fourie es una joven madre soltera del Sur de África, que recibe un trabajo que gira en torno al polígrafo, y ante la constante presencia de sensaciones de amenaza, mentira y miedo en su trabajo, comienza a sospechar incluso de sí misma.