Manifiesto #littlesecretfilm: cómo rodar una película en 24 horas para Internet

La iniciativa #littlesecretfilm no tiene ánimo de lucro, es uno de esos proyectos que solo puede existir gracias al potencial que ofrece Internet. La idea es bien sencilla: fomentar la realización cinematográfica de manera gratuita a través de la red. Rodajes de películas en 24 horas ininterrumpidas, para después distribuirlos de manera desinteresada. Una apoyo para todos aquellos jóvenes realizadores que desean darse a conocer. El decálogo se estrenará el día 1 de febrero en su web oficial, junto a 15 largometrajes llevados a cabo siguiendo estas reglas.

Little secret film

Todos los medios que hemos escuchado las palabras manifiesto y decálogo, rápidamente nos ha venido a la cabeza el cine Dogma 95, uno de los movimientos cinematográficos más importantes que ha surgido en los últimos años, y que fue impulsado por cineastas como Lars Von Trier y Thomas Vinterberg. Esta corriente fílmica desarrollado por estos directores daneses apostaba por un cine realista, improvisado, libre de cualquier artificio y que era fácilmente accesible para cualquiera. #littlesecretfilm es un proyecto muy diferente, pero sí que comparte este último punto con el cine Dogma: la accesibilidad. La iniciativa aspira a crear un movimiento de cine por amor al arte, desinteresado, gratuito y que se aleja de las redes clásicas de producción y distribución. Pero realmente no se trata tanto de un movimiento artístico de vanguardia, sino una propuesta por un nuevo modelo de negocio cinematográfico.

Este plan ha nacido gracias al realizador Pablo Maqueda, director del filme online All The Women, y Haizea G. Viana, directora de márketing de la distribuidora de cine independiente Avalon. Ambos participan con dos largometrajes producidos bajo estas reglas. Pero el manifiesto ha atraído a muchos más artistas -incluso actores que han sido candidatos al Goya- y gente relacionada con la industria que también estrenarán sus películas a principios del mes de febrero: el guionista Antonio Trashorras, la escritora Jimina Sabadú, el realizador Bruno Teixidor, la productora ejecutiva de El Laberinto del Fauno y Celda 211 Elena Manrique o el crítico de cine Jordi Costa. Pero no es una iniciativa cerrada, está abierta a todo el mundo, desde realizadores españoles a internacionales. Solo hay que identificarse vía Twitter con el hashtag #littlesecretfilm y subir tu vídeo a una plataforma online. El único jurado es el público, ya que no hay que pasar ningún tipo de organismo censor -algo que si ocurría en el cine Dogma-. Estas son las palabras de uno de los responsables en declaraciones al diario El País:

“Es importante que se entienda como un regalo de cada realizador, que el filme es gratuito. Son pequeñas producciones cinematográficas rodadas en la más absoluta clandestinidad sin ninguna comunicación a prensa ni por redes sociales”,

El propio Maqueda ha hablado sobre la apuesta por la gratuidad que hacen con este lanzamiento. Según él, no es un respaldo total por la cultura libre, ya que todos los que participan en #littlesecretfilm tienen otros proyectos dentro de la industria tradicional donde sí intentan ganar dinero. En este caso es "un ejercicio de innovación en la distribución que no busca rentabilidad económica sino en el número de personas que acceden a tu obra y que permite experimentar con una producción de largometrajes no basada en pre-ventas, patrocinios, apoyos o subvenciones". Una forma de respaldar la creación de cine independiente a pesar de la falta de medios técnicos y económicos.

Aunque haya que esperar hasta el viernes para conocer el decálogo detallado y los primeros experimentos audiovisuales de #littlesecretfilm, por lo que han comentado sus creadores, podemos hacer un esbozo de la idea principal:

  • La película se debe producir en secreto
  • El rodaje no puede durar más de 24 horas
  • No puede existir un guión previo
  • El equipo técnico-artístico no puede estar formado por más de diez personas
  • Nadie cobra dinero
  • El director es quien financia el proyecto
  • Se estrena vía Internet de manera gratuita con una licencia no comercial