David Cronenberg, Isabelle Huppert y Denis Lavant juntos en The Body Art

El equipo que se formó para llevar a la gran pantalla Cosmopolis, formado por el director David Cronenberg, el novelista Don DeLillo, autor de la obra, y el productor Paolo Branco, vuelve a reunirse para engendrar un nuevo proyecto. Y es que otra novela del consagrado escritor estadounidense va a ser adaptada al cine: se trata de The Body Art, publicada en 2001. Un proyecto al que también se han sumado otros dos actores ahora referentes en el cine europeo: Denis Lavant, quien da vida a ese personaje de múltiples identidades que transitan en Holy Motors, de Leos Carax; e Isabelle Huppert, a quien recientemente hemos visto en Amour, de Michael Haneke (sin duda, parte de su familia artística) y en Bella Addormentata, de Marco Bellocchio.

Pero el equipo no se duplica, pues hay un importante cambio: David Cronenberg no se encarga de la dirección de la obra, sino que participará como actor. Y es que una de las facetas más desconocidas de este artista es su vertiente en la interpretación. Este hecho es comprensible, pues apenas la mayoría de sus irrupciones son cameos en otros films, como en Into the night (Cuando llega la noche), de John Landis, en la que conoció al actor que luego tomaría para protagonizar The Fly (La mosca), Jeff Goldblum. Y de hecho, en su propio film encarnaría brevemente a un ginecólogo. Asimismo, lo hemos podido ver como asesino a sueldo en la comedia negra centrada en la televisión To Die For (Todo por un sueño), dirigida por Gus van Sant; como sacerdote en el film de terror Resurrection (Resurrección), de Russell Mulcahy, y poniendo la voz de un aparcacoches en Crash.

El director de la obra será el italiano Luca Guadagnino, quien conquistó a la crítica con su última obra, Io sono l´amore (Yo soy el amor). Este magnífico drama romántico, protagonizado por Tilda Swinton, es sin duda un intento de emular a los grandes directores europeos del pasado. Swinton encarna a la madre de una importante familia burguesa de la Lombardía, por sus negocios industriales. El film que pretende recuperar el tratamiento de la aristocracia en declive de Luschino Visconti, con un uso del espacio propio de Antonioni, mostrando así una casa que encierra y trata de cercar lo que está en pleno desmoronamiento. Asimismo, acierta al estimular las sensaciones del espectador más que su intelecto, pues recurre a numerosos planos detalle de la comida, tratando de conquistar por el gusto y el color, y transmitiéndonos las sensaciones del espectador. Un interesante film sobre la frustración del deseo y las apariencias con un banquete que es un auténtico homenaje a The Dubliners (Los dublineses), de John Huston.

The Body Art, la novela de Don DeLillo que Guadagnino adaptará, será protagonizada por Isabelle Huppert. Ella es Lauren Hartke, una joven artista que se queda viuda, al morir su marido, quien le supera en edad por una distancia bastante abismal. Entonces, en su hogar empieza a percibir la presencia de una inquietante figura que se esconde en la habitación del piso de arriba, y que ella interpreta como una huella de la vida de su ex-marido. Se trata de una novela sobre fantasmas que sigue la senda del escritor, en esa exploración de las psiques sometidas a fuertes presiones y que estallan hacia lugares insospechados. Aquí narra un progresivo descenso a los infiernos de la protagonista, perseguida por una serie de percepciones visuales y auditivas que no podrá controlar, y que quizá provengan de su inadaptación al nuevo estado vital, solitaria y sin marido. Una neurosis proyectada en el espacio. Aquí individual, mientras en Cosmopolis la neurosis era colectiva.