Cine oriental: los últimos proyectos de Miike, Hoon-jeong y Nakata

Ya lo he dicho antes, si tengo que escoger entre una película escandinava y una oriental, siempre voy a escoger la oriental, sin desmerecer en absoluto a las nórdicas. Me da lo mismo si es china, vietnamita, japonesa o coreana. El cine oriental siempre tiene algo que aportar, al menos desde mi punto de vista. No es de extrañar que recientemente algunos cineastas como Park Chan-wook o Kim Jee-woon hayan recibido ofertas desde el punto más remoto de occidente para hacer cine en Hollywood. Pero no todos acuden a la llamada del dólar, algunos porque todavía es pronto, como el cineasta surcoreano Park Hoon-jeong, otros porque quizás no les interese, como Takashi Miike, o algunos porque aunque sí hayan coqueteado con Hollywood, como Hideo Nakata, tienen que volver a Japón para seguir desarrollando su carrera de una manera más auténtica y personal.

Cine oriental

The New World

Si ya recordar un nombre coreano, como el de Park Hoon-jeong, requiere algo de esfuerzo, más todavía cuando realmente no hemos visto ninguna película suya. Ninguna dirigida por él, pero sí alguna de su puño y letra, como la fabulosa Akmareul boato (Encontré al diablo, 2010), que estaba protagonizada por Choi Min-sik, de sobra conocido internacionalmente por haber sido también el protagonista de Oldboy (2003). Y él es el principal actor de la la segunda película como director de Hoon-jeong, en la que le acompañan Hwang Jeong-min y Lee Jeong-jae, dos de los actores más populares de Corea del Sur.

En su segunda película como director, Hoon-jeong sigue a un detective que se infiltra dentro de una de las más grandes organizaciones criminales de su país, viéndose envuelto en una lucha de poder cuando muere el jefe de la banda. De un lado está el heredero legítimo del mafioso, pero del otro el que era su mano derecha, que confía en él a muerte… Por último está la policía, que le ve únicamente como cebo para llegar hasta lo más alto de la organización. El estreno de la película está previsto para febrero, pero tal y cómo pinta el tráiler, espero que no tarde mucho en llegar por estos lares.

Mogura no uta

El cineasta japonés Takashi Miike es uno de los directores más prolíficos, ya no sólo del panorama nipón, sino a un nivel internacional. Si, al menos en España, sus últimas películas estrenadas fueron las fabulosas Jûsan-nin no shikaku (13 asesinos, 2010) e Ichimei (Hara-Kiri: muerte de un samaria, 2011), en le último año le dio tiempo a hacer tres películas que tiene previsto estrenar en 2012: Gyakuten saiban, adaptación del videojuego Phoenix Wright: Ace Attorney; Ai to makoto, basada en un manga de Ikki Kajiwara y Takumi Nagayasu; y Aku no kyôten, basada en una novela de Yûsuke Kishi sobre un plan extremo de un profesor para combatir el bullying. Todavía sin noticias acerca de la posibilidad de ver alguna de estas películas en occidente, Miike no se detiene a descansar y ya está sacando adelante un nuevo proyecto: Mogura no uta.

Cine oriental

Se trata de la adaptación de un manga del que hay 33 tomos publicados y para el que el único nombre confirmado es el de Ikuta Tôma, un actor muy conocido en Japón debido a su participación en numerosas series para televisión. Él interpretará a Kikukawa Reiji, que al contrario de lo que sucedería en una película estadounidense, no será el oficial más destacado que se ha graduado en la Academia de la policía, sino el más bajo. Si todo parece terminar cuando el oficial jefe le obligue a dimitir, en realidad no se trata más que de una especie de despido disciplinario cuya consigna es convertirle en agente secreto. Su misión seré ir a por el jefe de un gran clan yakuza liderado por Todoroki Shuho. Está previsto que el rodaje de la película comience en marzo, siendo lo más probable que el estreno de la película se emplace para el año 2014.

Kuroyuri danchi (The Complex)

Uno de los principales catalizadores de aquella oleada de cine de terror japonés que invadió las carteleras occidentales, allá por finales de los años noventa, fue Hideo Nakata con Ringu (The ring: el círculo, 1998). Antes de que los estadounidenses destrozaran su película con el remake, le daría tiempo de dirigir la secuela japonesa y otra película en la misma línea, como Honogurai miau no solo ara (Dark Water, 2002), que también volverían a hacer en Hollywood. se ve que no tienen traductores de japonés y por eso tienen que destrozar volver a hacer películas que estaban bien como estaban. La sorpresa para algunos, entre los que me incluyo, fue cuando Nakata aceptó dirigir The Ring 2, la secuela de The Ring, la versión estadounidense de su propia película que, por lo menos, no discurría por el mismo camino que lo había hecho Ringu 2 (Ringu 2: el círculo 2), la secuela nipona.

Cine oriental

Si en los últimos años ha estrenado películas como Kaidan (2007) o Chatroom (2010), lo cierto es que no ha vuelto ha conseguir la misma repercusión que antaño con las películas de Sadako. ¿Y quien podría predecir si estamos ante un resurgir del cine de terror japonés con Kuroyuri danchi (The Complex) a juzgar por su tráiler? Los elementos de su nueva película son una estudiante, un viejo edificio, un viejo que podría ser el fantasma de un cadáver encontrado por ella y un espiritista que vendría intentar limpiar lo que parece un edificio a mitad de camino entre The Shining y Poltergeist. ¿Te resistirás a la nueva película de Hideo Nakata? Yo no, como ante ninguna de las anteriores. Siempre a favor del cine oriental.