Teaser de Los amantes pasajeros, de Pedro Almodóvar

Por fin llegan las primeras imágenes en movimiento de esta nueva vuelta de tuerca en la filmografía de Pedro Almodóvar: su regreso a la comedia tras una década protagonizada por el melodrama. El título que lo impulsa: Los amantes pasajeros, cuyo estreno está previsto para el 8 de marzo de 2013. Hasta ahora, sólo habíamos podido disfrutar de las primeras imágenes y de algunas pistas sobre el tono del film que Almodóvar había desvelado en su web. Pero ya ha salido a la luz el primer teaser a través de RTVE:

Los amantes pasajeros se desarrolla íntegramente dentro de un avión que se dirige a México D.F., destino que supone todo un homenaje a Chavela Vargas, más si tenemos en cuenta que el avión se llama Chavela Blanca. Su narración se desata ante la aparición de una situación de peligro y riesgo para los viajeros, y entonces estalla el pánico. Todos los pasajeros iniciarán conjuntamente una terapia de humor y catarsis, y una intimación en las relaciones, todo ello como forma de huir de la idea omnipresente de la muerte. Así, todo será un cúmulo de confesiones individuales, de modo que para purgar el miedo es preciso explicitar y rememorar el pasado.

Los amantes pasajeros cuenta con un reparto coral, y dispone de un reparto de lujo, pues en el film participan Javier Cámara, Cecilia Roth, Lola Dueñas, Raúl Arévalo, Carlos Areces, Antonio de la Torre, Hugo Silva, Guillermo Toledo, Miguel Ángel Silvestre, Blanca Suárez, María León, José Luis Torrijo, José María Yazpik, Paz vega, Laya Martí, Antonio Banderas y Penélope Cruz. Y, tal y como ha afirmado Almodóvar, dispone de un aire teatral e irreal, pues la unicidad de espacios impone un tono artificioso, e impide la preeminencia de la imagen. En el film, habrá una supremacía de la palabra, del actor y de los gestos, y ante todo, de la distribución del espacio. De ahí su proximidad con el teatro.

Y también su proximidad con la televisión, pues Almodóvar ha afirmado que se ha basado en la estética televisiva, con sus concursos claustrofóbicos, para afrontar la puesta en escena. De hecho, en los créditos del film parecen desarrollar una estética pop próxima a los concursos de la primera televisión en color, en lo que supone un ejercicio de nostalgia del director. Pero, ante todo, domina el humor, un humor que, esperemos, sea tan subversivo e irónico como el de sus primeras películas (si bien la premisa de irrealidad la aleja de su poder subversivo). Un humor totalmente absurdo, tal y como vemos en el teaser, donde los pilotos improvisan un baile para distraer a los pasajeros de la situación traumática.