Coppola prepara un «ambicioso» proyecto con un inversor anónimo

Francis Ford Coppola es historia viva del cine. Muy pocos son los que dudan que su trilogía de The Godfather y otras películas como Apocalypse Now son absolutas obras maestras, películas que han sido un hito en la historia del cine moderno. Si es cierto que vivió su época dorada en los años 70 y 80, con alguna genialidad posterior como su versión de Drácula en 1992; pero en las últimas décadas, la mayoría de sus producciones han sido consideradas cuanto menos algo decepcionantes. En el año 2007 se embarcó en una trilogía de films independientes, producidos con el dinero de su propio bolsillo: Youth Without Youth, Tetro y Twixt. Ahora, Coppola ha anunciado que tiene previsto su vuelta al sistema de estudios con un gran producción financiada por un mecenas desconocido.

Francis Ford Coppola

La noticia ha surgido gracias a una entrevista concedida por el director a Entertainment Weekly con motivo del lanzamiento de un cofre con alguna de sus mejores películas en Blu-ray.

Después de hacer un repaso a su carrera, anticipó la gran exclusiva. Actualmente está trabajando en una historia ambientada en la ciudad de Nueva York, que comenzará en los años 20 y se cierra en la década de los años 60. Será una película épica, que abarcará también acontecimientos ocurridos en los años 30 y 40. En estos momentos tiene un primer borrador listo y está preparado para comenzar el casting. Pero si algo nos ha sorprendido es ese misterioso mecenas que va a poner el dinero para que el film salga adelante, aunque leyendo sus propias palabras suena casi a una broma del veterano director.

Tengo un inversor secreto que tiene dinero infinito. Aprendí lo que aprendí de mis tres películas anteriores, más pequeñas, y quería escribir una película más grande. Lo he estado escribiendo. Es un film muy ambicioso, así que decidí ir a Los Ángeles y hacerlo en un gran estudio, porque ahí están todos los actores y tienen todos los trajes de época.Tengo un primer borrador listo y estoy preparado para hacer el casting.

Coppola también habló sobre sus inicios, cuando era joven y dirigió The Godfather, The Conversation y Apocalipsis Now. En su opinión, en aquella época nadie quería hacer películas sobre un tema tan sensible como era la guerra de Vietnam y fue un proceso muy frustrante. Incluso los actores no querían ir a grabar a la selva. Al final, la película salió adelante y se proyectó en el Festival de Cannes cuando estaba sin terminar. Recibió críticas bastante duras debido a su estilo y se tuvo que vender, de manera inexplicable, fuera de Estados Unidos como si fuera una película bélica sobre la Segunda Guerra Mundial. Coppola no solo se llevo más de un disgusto con Apocalipsis Now, sino que además financieramente se quedó al límite de la ruina.

En la última década quiso volver a su época de estudiante y dedicarse a proyectos más personales e íntimos como Youth Without Youth, Tetro y Twixt. Grabar películas sin grandes presupuestos, sin estar rodeado de todas las comodidades y muchísimos profesionales, como ocurre cuando diriges a lo grande. Pero después de hacer films con los que no ha rendido cuentas a nadie, ha llegado la hora de rescatar al gran Coppola, al que asombró al mundo con historias enormes y que necesitan mayor inversión económica.

La entrevista terminó con una pregunta recurrente, sobre si algún día veremos una secuela de alguno de sus grandes trabajos pasados. Coppola fue tajante: "Las secuelas son una pérdida de tiempo y de dinero. Las películas deberían iluminar nuevas historias". Mientras esperamos a conocer más detalles de ese proyecto tan "ambicioso", al menos desearemos que el gran maestro vuelva a iluminarnos con todo su talento.