Los herederos de Tolkien demandan a Warner Bros

Lo estaba esperando. Hacía falta que alguien les diera un toque de atención a los de Warner Bros. Cualquiera diría que Peter Jackson se estuviera creyendo que era el creador de The Lord of the Rings. Y ya era hora de que alguien le recordara al mundo que la Tierra Media no estaba en Nueva Zelanda, sino en Gran Bretaña. Después del fracaso que supuso King Kong, pareciera que Peter Jackson ya sólo encontrara "inspiración" en el universo creado por J.R.R. Tolkien, y si ya tuvo problemas para empezar el rodaje de su nueva saga, ahora que está ultimando los detalles para su estreno le salen tantas demandas como enanos tiene la película.

The Hobbit

Si hubiera estado en mi mano, yo mismo le hubiera demandado cuando saltó la noticia de que un Gollum gigante había sido instalado en el aeropuerto de Wellington en las mismas fechas en que la ciudad se había rebautizado como "La Tierra Media". Pero, ¿y esto? La escultura me parece estupenda, pero no la entiendo. Me parece fantástico que los neozelandeses estén encantados con la inyección económica que el rodaje de The Lord Of the Rings y The Hobbit debe haber supuesto para sus arcas, aparte de la proyección turística, pero de ahí a creerse que esos personajes son suyos hay un trecho muy grande. Es como si en el aeropuerto de El Altet, en Alicante, colocaran una figura de Asterix y Obelix, sólo porque allí se rodó en su totalidad Astérix aux jeux olympiques, o que ahora te recibieran con una ola gigante, como si llegaras a Thailandia, porque en Ciudad de la Luz se rodó la mayor parte de The Impossible.

Gollum

Después está el asunto del maltrato animal. Resulta que PETA, una organización en favor de un trato ético a los animales, ha demandado a la productora porque, según ellos, 27 animales fueron mutilados o murieron debido al maltrato recibido durante el rodaje de The Hobbit. Cierto es que otra asociación, AHA, estuvo vigilando cualquier incidencia de este tipo durante el rodaje, y según ellos ninguno fue herido o murió en el set de rodaje. Otra cosa es que fallecieran después. Si la cuestión me parece farragosa y no dudo que ambas partes tengan su parte de razón, debo decir que me inclino en favor de Jackson y sus productores pues, sea cual sea el destino que hayan tenido los animales, no creo que tuvieran nigua intención de hacerles daño. O al menos así lo espero.

J.R.R. Tolkien

Pero es que al final han sido los propios herederos del legado de Tolkien los que han puesto el grito en el cielo ante la desfachatez de Warner Bros que se ha excedido, siempre según ellos, en el uso de los derechos de imagen de los personajes creados por su antepasado. Y les han demandado. El acuerdo cubría una parte del merchandising como "la venta de productos tangibles, figuras, papelería, productos para el hogar, ropa, etc", pero en ningún caso "el derecho de reproducción a través de medios electrónicos, la explotación a través de los medios de comunicación, todavía por desarrollar, y otros bornes intangibles, como la prestación de servicios". La productora alega que quieren una parte mayor de la tarta de los beneficios, pero el caso es que el grupo británico que gestiona el legado del escritor, Tolkien Trust, ya se querellara contra New Line Cinema en 2008, exigiendo el pago proporcional de los beneficios de la primera trilogía, debido a la demora por parte de la productora. Mira tú que en este caso, me pongo totalmente del lado de los demandantes.