La secuela de Hotel Transylvania llegará en 2015

Las grandes productoras de Hollywood como Universal, Columbia o Sony han encontrado que el pastel de las películas de animación es suficientemente jugoso y grande como para que cada una de ellas tenga su porción. Y es que este tipo de películas, independientemente de su calidad, suelen ser bastante rentables. La parte negativa es el casi monopolio con el que cuenta actualmente Disney Pixar, y un poco más alejada Dreamworks. Pero parece que este sistema que parecía completamente asentado y difícilmente modificable se va trastocando poco a poco por los últimos trabajos de Pixar sobre todo, que no están a la altura de otros anteriores, y por lo que han mejorado productoras como Universal o Sony.

Hotel Transylvania tendrá secuela

Ésta última es la que nos ha traído nuevas noticias hoy mismo y es que están planeando una secuela de Hotel Transylvania que llegará el 25 de septiembre de 2015. Y razones, al menos económicas, no les faltan puesto que si bien la cinta no es tan buena como podríamos esperar teniendo a un director como Genndy Tartakovsky, sí que ha cumplido con creces los costes de producción: más de 270 millones de dólares recaudados en todo el mundo, de momento, por un presupuesto estimado en 85 millones. No está nada mal.

Sin embargo con este tipo de secuelas pueden ocurrir dos cosas: o que se trabaje mejor que la primera teniendo en cuenta el respaldo económico conseguido por la obra original, o que simplemente se utilice como reclamo de un producto que ya es conocido por los espectadores y que aún se pretende explotar más. Parece que este proyecto va a ir por el segundo camino puesto que, de lo poco que se sabe por ahora, Tartakovsky no se encargará de él. ¿La razón? Porque estará enfrascado en la adaptación cinematográfica de Popeye, que llegará a los cines el 26 de septiembre de 2014. Aparte de esto, y aunque la secuela ya cuenta con fecha de estreno, aún no se tienen guión ni guionista ni una idea de lo que podría ocurrir en esta secuela. Mucho menos se sabe si los actores de doblaje repetirán de nuevo, aunque esto es más probable. Todo esto, a no ser que mejore mucho en los próximos meses, tiene pinta de que se convertirá en una de esas secuelas más que prescindibles. Esperemos equivocarnos.