Pompeii: de Polanski a Anderson y con posibilidades para Kit Harington

Algunos recordarán un proyecto que los productores Jeremy Bolt y Robert Kulzer trataban de sacar adelante con Roman Polanski como director, Pompeii. Se trataba de la adaptación de un best-seller de Robert Harris que vendían como si fuera un nuevo Titanic. No sólo porque estamos hablando de una película de gran presupuesto, sino ellos la venden como una gran película de aventuras con catástrofe natural que sirve de fondo para una historia de amor imposible. Tras la salida del director de Carnage del proyecto, sería Paul W.S. Anderson quien asumiría las funciones de dirección, aunque el proyecto no avanzó demasiado. Hasta ahora, que parece que se revitaliza ante la posibilidad de que Kit Harington sea su protagonista.

Kit Harington

Conocido por su participación en la serie Games of Thrones, Harrington todavía se encuentra en negociaciones para interpretar a Milo, el personaje principal de la película. Un esclavo que sueña con comprar su libertad para poder casarse con su amor de toda la vida. Ajeno a la fatalidad del destino, Milo desconoce que la joven que tanto desea está prometida con un malvado senador romano. Para colmo quedará atrapado en un barco cuando el Vesubio entra en erupción, lo que le precipitará en una gesta contrarreloj para volver a Pompeya y librar a su enamorada de un destino mortal.

Ahora que el tsunami emocional de J.A. Bayona, The Impossible, está a punto de arrasar las salas de cine estadounidenses, y al acecho de otra catástrofe próxima, bíblica en este caso con Noah, en la que la lluvia inunda toda la faz de la tierra, renace este otro proyecto con catástrofe acuática. Lo que son las cosas, mucho antes del ejercicio de telepelícula del director español, Roman Polanski también se paseara por las instalaciones de Ciudad de la Luz buscando localizaciones para la película, pero cuando no tenia todavía construido el foso acuático en el que acabó rodándose lo que se suponía era Thailandia. Los retrasos para iniciar el proyecto debidos a problemas de financiación llevaron a Polanski a desvincularse del proyecto en favor de otra adaptación de Robert Harris: The Writer. Claramente el cambio le salió redondo pues con su película se llevó los principales premios de la Academia del Cine Europeo.

Veremos a ver la que organiza Paul W.S. Anderson que por mucho que ya haya manejado grandes presupuestos y haya su última película, Resident Evil: Retribution, haya conseguido una recaudación de 221 millones de dólares, lo cierto es que no resultó favorecida ni por la crítica ni por el público. Y visto lo que pasó con The Three Musketeers, tres cuartos de lo mismo, no parece que debamos esperar gran cosa de este nuevo desastre que será Pompeii que, total, si va en la onda de Titanic ya podemos intuir cómo va a terminar.