Mamoru Oshii por fin prepara The Last Druid: Garm Wars

A pesar de ser el director de filmes como Urusei Yatsura 2: Byûtifuru dorîmâ (Beauriful Dreamer), Kidô keisatsu patorebâ: Gekijô-ban (Patlanor) y su secuela, Kôkaku kidôtai (Ghost in the Shell) y su secuela, Innocence (Ghost in the Shell 2), no parece que los últimos títulos de la filmografía de un cineasta de la magnitud de Mamoru Oshii hayan conseguido la distribución que algunos consideramos hubiera merecido. Quizás tengamos más suerte con la que será su próxima película, que si no será la primera de acción real que realiza -la primera fue Avalon-, sí va a ser su primer título rodado en inglés: The Last Druid: Garm Wars, en lo que será una coproducción entre Japón y Canadá.

Mamoru Oshii

El guionista Geoffrey Gun, autor de Fangs of War, ha supervisado la versión inglesa de un guión que transcurre en un mundo en guerra conocido como Annwyn, donde soldados clones procedentes de tres tribus militares están encerrados en una guerra perpetua por tierra, aire y tecnología. Uno de los clones, Khara, se separa de la batalla emprendiendo una huída junto a un grupo de compañeros. Al iniciar una búsqueda que les lleve a saber más acerca del origen de su existencia, encontrarán en su lugar una verdad implacables y la mayor batalla de su vida. No debe sorprendernos que, a primera vista, el argumento de The Last Druid: Garm Wars tenga bastantes puntos en común con la película más conocida de Mamoru Oshii, dado que se trata de un proyecto que viene desarrollando durante los últimos quince años.

Desafortunadamente, en ese tiempo, el entorno digital necesario para realizar los visuales estaba escasamente desarrollado, y era incapaz de crear y lanzar esta película al mundo. Sin embargo, en 2012, el ambiente para la producción de películas se ha transformado, especialmente con al tecnología digital que opera actualmente a un nivel sorprendente en comparación con el momento en que concebí el proyecto. Por fin, el tiempo de Garm Wars ha llegado.

Palabras del propio Mamoru Oshii explicando los motivos de la demora de su proyecto. Asimismo, si en un principio sí parecía destinada a ser una película de animación, poco a poco a evolucionado hasta convertirse en una película de acción real que, indiscutiblemente, estará plagada de efectos CGI. Pocos detalles se conocen más de un proyecto que seguro interesará a muchos, y del que trataremos de estar pendientes de cualquier nueva aportación.