Seth MacFarlane presentará la gala de los Oscar

El humor absurdo de Seth MacFarlane, que tan bien impregna Family Guy (Padre de Familia) o American Dad, sus creaciones televisivas más celebradas, inundará la alfombra roja de Hollywood. Y es que acaba de ser elegido por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para ser el presentador de la edición número 85 de la gala de los Oscar, que se celebrará el 24 de febrero de 2013.

El humor de MacFarlane se ha colado incluso en el comunicado donde agradece la decisión de la Academia:

Es realmente un privilegio enorme que te pidan presentar la gala de los Oscar. Mis pensamientos en cuanto me enteré de la noticia fueron, primero, que me esmeraré en mantener los altos niveles alcanzados por mis predecesores y, segundo, que espero que no descubran que presenté el Roast de Charlie Sheen.

Pero esos predecesores no han alcanzado, en realidad, tal nivel, pues sólo Billy Crystal, el presentador del año anterior, logró una leve cota de humor en la gala de 2012. pero la gala de 2011 es recordada por la escasa capacidad cómica de James Franco en el papel que le asignó el guión, como un galán inmóvil e impávido. Sólo Anne Hathaway lograba animar la velada con sus cambios de vestuario y su autonomía frente a Franco.

Así, con la elección de Seth MacFarlane, la Academia parece querer superar las críticas de las galas de los últimos años, censuradas por su excesiva duración y la escasez de humor en la presentación de los premios, condenado a algunos números musicales protagonizados por famosos que a veces provocan más distanciamiento que carcajada. Así lo ha asegurado el presidente de la Academia en un comunicado oficial publicado con motivo de la elección:

Estamos encantados de tener a Seth MacFarlane como anfitrión de los Oscar. Sus habilidades escénicas combinan a la perfección con nuestras ideas para hacer el espectáculo divertido y fresco.

Seth MacFarlane está ahora en el foco de atención en EEUU, tras su debut en la dirección con Ted, un film de animación donde un oso de peluche que fuma porros y lanza insultos revoluciona el entorno de su dueño John (Mark Wahlberg) con su carácter incontrolable. Pero antes había realizado dos de las series televisivas más absurdas y radicales en su humor, y que auscultan, con una visión crítica, la vida norteamericana media: Family Guy y American Dad.

Family Guy siempre es recordada por los flashbacks totalmente absurdos, sin conexión con la diégesis y absolutamente inverosímiles, pero que en su desconexión con el resto del metraje, logra una crítica salvaje y surrealista de numerosas instituciones que fundamentan la vida estadounidense.

Y en este absurdo retrato de su sociedad sociedad, Seth MacFarlane ya había presentado en una ocasión la Gala de los Oscar, en esta ocasión a través de sus personajes de Family Guy. De nuevo, un ataque demoledor a los principios que guían la elección de los nominados y los ganadores, guiados más por el impacto espectatorial que por sus logros artísticos o interpretativos. De ahí que, en una improvisada gala, los nominados cuenten entre sus filas con Daniel Day-Lewis junto a un pecho femenino y un tipo rojo. Merece la pena ver este breve fragmento que confirma, como ganador, al tipo rojo: