Kristen Wiig encabeza el reparto de Hateship, Friendship

Es curioso cómo algunos nombres por sí mismos despiertan el interés sobre un determinado proyecto. Es el caso de Kristen Wiig que, igual que algunas de sus compañeras de reparto, todavía está disfrutando de la rentabilidad de un éxito como el que tuvo con Bridesmaids. Cuando todavía no hemos visto sus dos últimas películas, Imogene y Revenge for Jolly!, esta interesante actriz y guionista neoyorquina encabeza el reparto de Hateship. Friendship, manteniendo su apuesta por un cine más independiente que comercial.

Se trata de la adaptación cinematográfica de una serie de relatos escritos por Alice Munro, que fueran publicados con el nombre de Hateship, Friendship, Courtship, Loveship, Marriage. Está previsto que el rodaje comience la semana que viene en Nueva Orleans, teniendo al mando a la directora Liza Johnson, responsable del indie drama Return, quien está entusiasmada con un proyecto que encaja dentro de esa definición tan popular últimamente entre los estadounidenses: dramedy, lo que vendría a ser un drama con tintes cómicos o viceversa, según se entienda.

Es un poco más cómico, pero yo no lo llamaría exactamente una comedia. Lo que realmente me gusta de Munro es que está en el día a día pero es tan dramática, siempre se mueve dentro de pequeños parámetros emocionales pero te mantiene siempre en el filo de la silla porque siempre te estás preguntando lo que va a pasar. Creo que puede ser una pieza realmente bonita.

La historia se centra en una niñera que es contratada para cuidar de una asalvajada adolescente. A través del correo electrónico, la jovencita se las ingenia para organizar un romance entre su cuidadora con su padre, quien se está recuperando de una adicción en otra ciudad. A esto se suma que el abuelo materno de la niña culpa a su padre por la muerte de su esposa.

Junto a Kristen Wiig, que interpreta a la niñera, intervienen en la película Hailee Steinfeld, como la adolescente casamentera, Guy Pearce como el padre ausente, y Nick Nolte como el abuelo castigador. Y si a esto añadimos que Mark Poirier, responsable de los guiones de Smart People y Goats, se encarga de la adaptación cinematográfica, podemos hacernos una idea bastante claro del tono que va a ir adquiriendo el proyecto que quizás esté más cerca de una comedia con tintes dramáticos.