Vamps, comedia vampírica con Alicia Silverstone

No voy a hablar de lo evidente, todos sabemos que los vampiros están de moda. Los chupasangre son unos seres de lo más sugerente y atractivo, puedes usarlos para prácticamente lo que sea, y es que cualquier trama acepta la presencia de un vampiro: Dark Shadows (2012), Billy the Kid vs. Dracula (1966), Love At First Bite (1979), League of Extraordinary Gentlemen (2003), Fright Night (1985) o Let the Right One In (2008) son algunos ejemplos claros. Su variable potencial temático permite que, de cuando en cuando, surjan películas que aprovechan los tópicos vampíricos para situarlos en contextos menos explotados. Este es el caso de Vamps una comedia romántica que no es nada del otro mundo pero que tiene pinta de entretenimiento resultón.

Vamps se desarrolla en Nueva York, allí viven dos hermosas vampiresas, Stacey y Goody (Krysten Ritter y Alicia Silverstone) que intentan disfrutar al máximo de la noche y de la inmortalidad. La ciudad parece el lugar ideal para ser un vampiro pero todo cambia y se complica cuando ambas jóvenes se enamoran. Stacey lo hace de un mortal (llamado Joey (Dan Stevens) descendiente de Van Helsing, esa relación pondrá en peligro su vida y su relación con Goody; además expondrá a la luz pública la existencia de los vampiros. La película se estrenará en los Estados Unidos el 2 de noviembre pero 11 días más tarde saldrá en DVD.

Lo interesante de Vamps es su reparto, un plantel de actores curtidos en la pequeña pantalla, que han demostrado - en la mayoría de los casos - una genuina y contagiosa comicidad. Alicia Silverstone es la cara más conocida del grupo. Krysten Ritter actualmente triunfa en la ABC con Don't Trust the B---- in Apartment 23. El británico Dan Stevens es conocido por su papel de Matthew Crawley en Downton Abbey. Wallace Shawn mítico actor recordado por su participación como Vizzini en The Princess Bride (1987). Justin Kirk ha estado ocho largas temporadas en Weeds,

Hay que sumar la inestimable y siempre bienvenida presencia de Malcolm McDowell y Sigourney Weaver, dos grandes del cine y la ciencia-ficción.

La directora Amy Heckerling siempre ha sentido predilección por las comedias. Su vida ha estado ligada a Nueva York, ciudad en la que nació y estudió. Su debut como directora se produjo en 1982 con Fast Times at Ridgemont High, considerada una de las mejores comedias americanas de todos los tiempos por el American Film Institute. Dirigió un par de comedias más durante esa década y entre 1989 y 1993 se encargó de la trilogía Look Who's Talking protagonizada por John Travolta y Kirstie Alley. En 1995 dirigió a Alicia Silverstone en Clueless, comedia romántica inspirada en la novela Emma de Jane Austen.

Desde entonces el éxito ha esquivado sus trabajos y poco a poco fue espaciando sus proyectos. Vamps supone su reencuentro con la pizpireta Alicia Silverstone y con la comedia en general.