Tráiler de Stoker, la incursión de Park Chan-Wook en Hollywood

El nuevo cine surcoreano, que emergió a mediados de los años noventa y todavía sigue intacto en su imparable creatividad, ofreciendo grandes obras anualmente. Yo siempre he distinguido dos vertientes, una de cine intimista, representado por el irónico y perspectivista Hong Sang-soo y por el simbólico y poético Kim Ki-duk; y otra de cine policíaco-thriller, donde han logrado una gran renovación del género, aportando una gran dosis de psicologia, referencias políticas y una sólida trama. En esta segunda vertiente sitúo a Park Chan-Wook, que se dio a conocer internacionalmente a partir de Oldboy, Premio Especial del Jurado en Cannes 2003. Y ahora presenta su próxima película, Stoker, de la que ya disponemos del primer tráiler:

Stoker supone la primera incursión de Oldboy en Hollywood, que parece haber sido contratado por la industria cinematográfica de EEUU para introducir su estilo en el género policíaco e impulsar una renovación. Y lo hace con un reparto de lujo: Nicole Kidman, Mia Wasikowska y Matthew Goode. El argumento parte de la llegada de un misterioso tío (Matthew Goode) a una familia en duelo, tras la muerte de Richard Stoker, que ha dejado viuda a su mujer Evelyn (Nicole Kidman). Y la única en detectar su inquietante pasado será la hija de Evelyn, India, interpretada por Mia Wasikowska.

Stoker parece inspirado directamente de Shadow of a doubt (La sombra de una duda), de Alfred Hitchock, pues repite la trama y las temáticas que aborda. De hecho, el guionista es el actor inglés Wentworth Miller, célebre por su papel en Prison break, lo que sugiere una inserción de Stoker en la tradición anglosajona, más que en la surcoreana. En Shadow of a doubt, Hitchcok pone en escena la llegada del misterioso tío Charlie (Joseph Cotten) al tranquilo poblado de Santa Rosa, tras huir de Filadelfia al ser perseguido por la justicia. Su familia lo acoge amablemente, y sólo su sobrina comienza a desconfiar del pasado criminal de su tío.

Así, ambos parecen abordar la doble moral de la sociedad estadounidense, con una capa superficial de idilio y perfección que esconde, en su seno, un trasfondo perverso de pesadilla y crimen. Además, retrata una vida considerada normal por la sociedad que, de repente, se ve abatida por el crimen de forma súbita, sin previsión; una vida que se ve convulsionada por un elemento foráneo que no puede controlar. Es la narrativa básica de Hitchcock y que se repite en Stoker.

No obstante, tal y como puede observarse a través del tráiler, Park Chan-wook parece promover la vertiente sensorial en su puesta en escena, alejándose de un cierto naturalismo que inspira la obra de Hitchcock, más allá de su formalismo. Así, Stoker parece ser un Hitchcock transformado por David Lynch. Se trata de una reinterpretación de las paranoias hitchcockianas y de los conflictos psicológicos propios de su cine, pero filtrados a través de la capa onírica y sensorial que Lynch impone en su cine. El estreno está previsto para el 1 de marzo de 2013.

Fotos: Cinempatía