Stoker: Park Chan-wook se pierde en un museo de cera

Ya estaba siendo hora de que pudiéramos echar un vistazo al resultado de Stoker, la primera película estadounidense de Park Chan-wook. Con su estreno fijado para primavera de 2013, está previsto que su primer tráiler salga a la luz la próxima semana, pero nos hemos encontrado con algunas secuencias de la película en un teaser, tal y como fueron emitidas en el programa de televisión Entertainment Tonight. Ni rastro de Delmot Mulroney, pero podemos ver a Nicole Kidman, Matthew Goode y Mia Wasikowska que interpreta a una joven cuyo misterioso tío reaparece tras la muerte de su padre.

Mia Wasikowska

Si bien es cierto que podemos encontrar la larga sombra de Shadow of a Doubt, la que fuera película predilecta de Alfred Hitchcock entre todas las que hiciera, también es verdad que donde Teresa Wright se mostrara inicialmente más ingenua, parece que Mia Wasikowska se revela mucho más firme y segura de sí misma a la hora de marcar límites. El argumento de la historia se complica con el pálpito de que las desapariciones de los vecinos de la comunidad en la que vive esta jovencita le dirigen directamente hasta su tío. Contando con la contribución de Erin Cressida Wilson, responsable de los guiones de Secretary, Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus y Chloe, el guión de Stoker está firmado por el actor Wentworth Miller, conocido por la serie de televisión Prison Break, que hace con Stoker su primera incursión en la escritura de guiones.

Aparte de una indiscutible influencia de David Lynch, en lo que al aspecto visual de la película se refiere, debo advertir que lo más inquietante de las imágenes es tanto el aspecto de Nicole Kidman como el de Matthew Goode. Admitamos que ella debe pasarse los días enteros delante de su espejito mágico, pero ¿qué le pasa a la cara de él? Quizás hayan intentado difuminar las barreras generacionales y han apostado por envejecerle a él tanto como a rejuvenecido ella. A lo mejor es una cita al pájaro mecánico que aparece en la seciencia final de Blue Velvet. En cualquier caso, lo más natural de la película parece que va a ser Mia Wasikowska en lo que será un peldaño más en su escalada para convertirse en una de las actrices más sólidas del panorama contemporáneo.