Los Coen, Colin Firth y Alan Rickman en Gambit

Cualquier proyecto que involucre a los hermanos Coen es analizado con lupa, si además le añadimos la presencia de Colin Firth, Cameron Díaz y Alan Rickman, el interés se multiplica por trescientos. Y si la guinda del pastel fuese que estamos ante un remake de Gambit (Ladrona Por Amor), película dirigida en 1966 por Ronald Neame con Shirley MacLaine y Michael Caine como protagonistas, entonces hablamos de un estreno que merece toda nuestra atención.

Gambit, título de este remake escrito por Joel y Ethan Coen, es una comedia dirigida por Michael Hoffman que se estrenará en noviembre en Reino Unido y que verá la luz en Estados Unidos durante el 2013. Al trío de estrellas protagonistas debemos sumar la presencia de Tom Courtenay, Stanley Tucci y Cloris Leachman.

La película original era una pícara comedia sobre un robo. Harry es un sofisticado ladrón inglés y Émilie, un escultor francés. Ambos convencen a Nicole, una euroasiática que trabaja en un cabaret de Hong Kong, para que les ayude a perpetrar un robo. El objetivo es un busto chino propiedad de un millonario cuya difunta esposa era la viva imagen de Nicole. El film estuvo nominado a tres premios Oscar.

En Gambit, Colin Firth es un restaurador de arte que trabaja para Lionel Shabandar (Alan Rickman), el hombre más rico de Inglaterra. Su plan consiste en venderle un falso Monet usando como cebo a una cowboy de Texas llamada Nicole (Cameron Díaz). La mujer tendrá que hacerse pasar por la nieta de un soldado de la Segunda Guerra Mundial que consiguió el cuadro en la Europa ocupada por los nazis.

Sin duda alguna veré la película, el reclamo de los Coen es poderoso pero poder disfrutar de Colin Firth y Alan Rickman haciendo comedia es algo a lo que no me puedo resistir. Es una lástima que a estos dos grandes actores no les lleguen más papeles cómicos, ya sabemos que son excelentes en sus trabajos dramáticos así que una carcajada de cuando en cuando no vendría nada mal.