Blancanieves representará a España en los premios Oscar y Ariel

La Academia de Cine acaba de hacer pública su selección de la película que va a representar a España en la gala de los Oscar, optando a la estatuilla al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. La ganadora ha sido Blancanieves, de Pablo Berger, una obra muda en blanco y negro que adapta el relato de Blancanieves a la realidad española rural de los años veinte, abordando el mundo taurino. Las otras candidatas eran El artista y la modelo, de Fernando Trueba, una obra íntima y también en blanco y negro, sobre la relación de un artista envejecido con su musa; y Grupo 7, de Alberto Rodríguez, que gira en torno a un grupo de policías que trata de bloquear el crimen en los suburbios de Sevilla.

Blancanieves era la favorita tras su gran acogida en Toronto y San Sebastián. El argumento parte de Carmen (Inma Cuesta), que huye de una infancia al abrigo de su tiránica madrastra (Maribel Verdú) y, en su viaje en busca de un nuevo sistema de significación, sin la influencia nociva de la madrastra se topa con una troupe de enanos toreros, que la acogerán en su compañía y la denominarán Blancanieves.

En su fotografía se vislumbra una clara influencia de la fotógrafa de Puertollano Cristina García Rodero, que se ha encargado de fotografiar las tradiciones más arraigadas españolas, logrando captar instantes de realidad que parecen próximos a lo surreal. Rodero logra captar la fusión de épocas y conductas divergentes en un mismo plano, y paralizar un gesto que expresa todo el sentir social, pero todo ello teñido con un tierno humor y una proximidad y una empatía con los personajes asombrosa. Es una documentalista que retrata pero también construye, y en esa aproximación a las más atávicas costumbres del país, con mujeres de mantilla y confesionario, hombres encapuchados en Semana Santa y niños desamparados, genera su influjo en Blancanieves. Sólo es preciso observar a Maribel Verdú con la mantilla sobre su cabeza, sustituyendo los cuernos de la madrastra.

A continuación de la lectura de la candidata oficial a los Oscar, Pablo Berger ha dado una rueda de prensa junto con su productor y la actriz Macarena García. Y dado que es en blanco y negro y muda, ha sido inevitable la referencia a The Artist. Es cierto que comparten estética, pero ambos proyectos son simultáneos, se iniciaron a la vez, sin influir uno en el otro. De hecho, Blancanieves lleva 8 años de andadura, desde que Pablo Berger le envió el guión a su productor, pero The Artist fue finalizada con anterioridad y por ello, podría eclipsar sus logros artísticos. Pero Berger ve positiva el éxito de The Artist:

Siempre veo el vaso medio lleno. The Artist nos abrió las puertas. Lo comparo con el viaje a la luna: los americanos ganaron a los rusos en la carrera. The Artist ganó la carrera, pero nos abrió las puertas. Afortunadamente fue un éxito, y no un fracaso, pues de otro modo Blancanieves se habría estrenado en 3 salas, y no en 74, y Madrid está empapelado de anuncios.

Pablo Berger quería hacer una película con vocación internacional, de ahí la selección de un mito universal, Blancanieves. Y, además, busca el éxit internacional no por adherirse a la convención, sino a través de la generación de sorpresa:

El cine tiene que ser riesgo, salto al vacío, hay que caminar por la cuerda floja, si no, no tiene interés (...). El público va por delante de nosotros, no se le puede menospreciar. Siempre pide que lo sorprendan, y yo siempre lo trato de conseguir.

También ha sido seleccionada para representar a España en los premios Ariel de México, donde compite a la mejor película extranjera. De hecho, ha seleccionado a un actor mexicano, Daniel Giménez Cacho, al que llamó el Robert de Niro de México, por su capacidad de mímesis con el personaje: estuvo semanas ensayando toreo en la plaza de Aranjuez. Y el propio Berger señaló que aborda temáticas que despertarían el interés del espectador mexicano:

Combina grandes pasiones, el mundo de los toros, fantasía, terror, yo creo que al público mexicano le puede interesar.

Blancanieves se estrena mañana en España, y ayer tuvo lugar en Barcelona el preestreno en el Liceo, con una orquesta sinfónica que acompañaba, en directo, a las imágenes mudas. El teatro se llenó, y Pablo Berger, pletórico por su éxito también en España, volvía a vivir un nuevo impulso para su obra con esta selección para las galas de los Oscar y los Ariel.