Fascinante trailer de The Master, de Paul Thomas Anderson

No pudo estrenarse en Cannes, pues Paul Thomas Anderson cuida sus films hasta el último detalle y no llegó a terminarla antes del certamen. Pero cada vez queda menos para poder disfrutar de The Master, que se estrenará el 12 de octubre en EEUU, aunque ya podemos disfrutar hoy de su primer tráiler oficial:

El film se ubica en los años cincuenta y narra la fundación de la Iglesia de la Cienciología por el intelectual Lancaster Dodd, encarnado por Philip Seymour Hoffman. Y un joven vagabundo alcohólico, Freddie Sutton, interpretado por Joaquin Phoenix, se introducirá en la secta ante la falta de expectativas de su vida y se convertirá en la mano derecha.

Así, The Master trata de ver el otro rostro de la sociedad norteamericana de los años cincuenta, los cimientos oscuros en los que se sostuvo el optimismo de la década de mayor hegemonía de EEUU en el mundo. Y esta contrapartida del progreso económico fue el tedio, la ansiedad, la depresión y la marginación de algunos, y todo ello desembocó en la creación de comunidades cerradas, como la Cienciología. Sin duda, será una interesante revisión del pasado más reciente del país.

Lo que más llama la atención del trailer es la lograda ambientación del film: nos sumergimos, de forma natural, en los años cincuenta. Esta naturalidad es muy característica de Paul Thomas Anderson, quien ya reprodujo el universo de los años setenta en The Boogie Night, donde también se centraba en el funcionamiento de una comunidad cerrada, otra escapatoria de la sociedad estadounidense: la industria porno. Y esta ambientación tan bien integrada se consigue cuidando cada detalle al máximo, aunque no tenga relevancia narrativa y aparezca al fondo del plano. Porque las revisiones de época que tratan de ensalzar el protagonismo de algunos objetos para mostrarnos cuánto han trabajado en ese escenario, siempre quedan postizas y artificiosas. Lo interesante es la humildad: cuidad todo del mismo modo, sin dotar de mayor interés a algunos aspectos y descuidar otros. Por eso, The Master parece seguir la estela de Zodiac, de David Fincher, que también integra en el plano una década, los años setenta, hasta hacerlos indisociables.

El trailer muestra también los estilemas que caracterizan la narrativa de Paul Thomas Anderson: una historia coral, un montaje dinámico y entrecortado y unos planos con sutil movilidad, logrando generar un viaje del espectador a la historia y la época. Además, no sé cómo consigue esa tensión de sus personajes entre un retrato humano y un retraro irónico, pero siempre sentimos empatía y, a la vez, distanciamiento. Asimismo, precisamente ayer nos llegó el cartel oficial, que también da muestras de esa huida del barroquismo y del esteticismo vacuo que parece presidir la composición de sus planos: todo es precisión en su puesta en escena.

Los motivos para ver este film se acumulan: ver la espontaneidad en la interpretación de Joaquin Phoenix, a quien amo profundamente desde Two Lovers, de James Grey; ver a Philip Seymour Hoffman, su actor fetiche y que aparece en todos sus films salvo There will be blood; ver a Laura Dern, quien estalla en los films de David Lynch; disfrutar de los 65 mm en los que está rodada la película, generando un poder visual inigualable en 35 mm; escuchar las maravillosas bandas sonoras de Anderson, compuesta por el integrante de Radiohead, Jonny Greenwood. Y, cómo no, sumergirse en la vigorosa narración de Paul Thomas Anderson, de quien recuerdo especialmente The Boogie Nights, donde trata de construir la tensión de una película porno en la propia narración, de modo que todo se proyecta hacia la mostración de la parte sexual en el final. Y así, lo único que deseamos es recorres el camino hasta el desenlace.

Como conclusión, mejor escuchar directamente una de las grandes frases que aparecen en el trailer, pronunciada por Hoffman, y que prometen un guión inteligente y de frases punzantes:

Good science by matter of definition allows for a difference of opinion, otherwise you merely have the will of one man, which is the basis of cult.