Secuencias favoritas: el policía y la prostituta de L.A Confidential

Si no habéis visto L.A. Confidential ya estáis removiendo cielo y tierra para haceros con esta magnífica película de 1997 dirigida por Curtin Hanson e inspirada en la novela homónima de James Ellroy. Cine moderno, gran clásico, cine negro con policías y prostitutas, con alcohol, drogas y violencia, con matanzas y ejecuciones, con estrellas de cine y escándalos. Cine del que se disfruta y al que es bueno regresar de cuando en cuando. L.A. Confidential, la película que debería haber ganado todos los Oscar que se llevó, a mi parecer injustamente, Titanic.

L.A. Confidential no es solo una historia de policías, es también un fresco sobre la ciudad de Los Ángeles en aquella convulsa y corrupta época. En aquellos tiempos la ciudad brillaba con luz propia, era el lugar donde vivían las estrellas de cine, el lugar donde los sueños se convertían en realidad pero también un lugar donde los policías actuaban como matones, donde la mafia campaba a sus anchas, donde cientos de aspirantes a estrellas acaban enganchados a las drogas o prostituyéndose. Los Ángeles, una ciudad de contraste, una Sodoma moderna, un falso ídolo al que muchos adoraban.

Hay muchas escenas memorables en una película como esta: el interrogatorio realizado por el agente de Exley (Guy Pearce) a tres sospechosos, el momento en el que Jack Vincennes (Kevin Spacey) deja una pista a su compañero con nombre y apellidos: Rollo Tomassi; cuando Exley confunde a Lana Turner con una prostituta... pero si tengo que quedarme con una, me quedo con las escena en la que el detective Bud White (Russell Crowe) visita por primera vez a Lynn Bracken (Kim Basinger) en su casa.

Bud es un policía violento, una fuerza de la naturaleza incapaz de controlar su carácter, en el cuerpo muchos creen que debajo de los músculos de White no hay nada pero sorprende por su tenacidad, su tozudez, su sentido del honor y del compañerismo. No es un descerebrado ni un animal como muchos creen. Bud tuvo una infancia muy dura y vivió una experiencia traumática, a los ocho años su padre lo ató a un radiador y delante de sus ojos mató a su madre a palos. Por eso cada vez que se topa con un maltratador toda su rabia se descontrola y es incapaz de pensar, la ira lo ciega.

Lynn es una prostituta de lujo, se parece a Veronica Lake, la estrella de cine. Forma parte de una red de prostitución que opera en la ciudad, con chicas operadas para parecerse a las famosas actrices. Lynn es elegante, sosegada y magnética. La primera vez que se encuentra con Bud es durante las Navidades, en una tienda de licores, entonces ya saltan chispas entre ellos.

Bud se encuentra investigando un asesinato, así llega hasta Lynn y la red de prostitución. El detective llega buscando respuestas, Lynn se las da pero en todo momento es evidente la fascinación que la mujer ejerce sobre el policía. Bud no puede dejar de mirarla, ella se muestra confiada pero no arrogante, dócil pero no débil, accesible pero no fácil. Es el paradigma de femme fatale, la imagen clásica: rubia, elegante, con una turbia historia, envuelta en asuntos peligrosos. No obstante Lynn no es una auténtica femme fatale, simplemente interpreta el papel que le asignan, no es más que una joven que llegó a Hollywood con la maleta llena de sueños y que acabó prostituyéndose para sobrevivir. Una muñeca rota que encontrará en Bud White a su caballero de brillante armadura.

Claro que no todo iba a ser sencillo, más adelante, conforme avance la historia de L.A. Confidential veremos como Bud acaba haciendo algo impensable, pegar a una mujer, pegar a Lynn. La furia de nuevo le ciega cuando descubre que ella se ha acostado con de Exley. La mujer no es más que un peón en el juego y los enemigos de Bud la usaron para sacarle de sus casillas y manipularle con la esperanza de que matara a Exley.

Russell Crowe realizó una de las mejores interpretaciones de su carrera, White es un volcán siempre a punto de estallar, un ser incapaz de lidiar con toda esa energía, esa furia y ese dolor pero que encuentra en Lynn el amor. Con ella es protector, tierno y atento; la quiere, por eso la traición es tan insoportable. Crowe está magnífico. Kim Basinger se llevó un merecidísimo Oscar a la Mejor Actriz de Reparto por este papel. Sobran las palabras para describir el trabajo de esta bella actriz en la película.

L.A. Confidential es una película apasionante, contundente, violenta y muy redonda, donde nada queda al azar y todos los personajes están magistralmente perfilados. Ya os digo que resulta difícil elegir solo una escena, yo me decanto por esta pero insisto en la necesidad de ver esta obra maestra.