Cannes 2012: En el festival también se habla español

A un día del estreno de la esperada película de Jaime Rosales, Sueño y silencio, hacemos un repaso de las obras en lengua española estrenadas hasta ahora en el festival.

No, de Pablo Larraín

El sábado fue presentada en la Quincena de realizadores No, del chileno Pablo Larraín, en la que participa el conocido actor mexicano Gael García Bernal. La película aborda el referéndum celebrado para iniciar la transición entre la dictadura de Augusto Pinochet y la democracia en 1989 en Chile, y de ahí el contundente No del título, el No lanzado por el pueblo contra la continuación de la dictadura. El No que obtuvo el 55 % de los votos de la población.

La película, basada en una obra del escritor chileno Antonio Skármeta, narra la preparación de la campaña por unos jóvenes opositores al régimen, encabezados por el publicista René Saavedra, encarnado por Gael. Para su filmación, Larraín utilizó cámaras de la época, generando así una confusión entre las imágenes de archivo y las rodadas. Ha sido acogida con grandes aplausos por parte de la crítica del festival. Pablo Larraín es un cineasta comprometido con la historia de su país, y en su filmografía ha abordado diferentes etapas de la dictadura de Pinochet, como en su último trabajo, Post-morten (2010), sobre los días previos al golpe de Estado de 1973.

Elefante Blanco, de Pablo Trapero

El mismo compromiso encontramos en la nueva obra del argentino Pablo Trapero, Elefante Blanco, presentada en la sección Un certain Regard el mismo día que las obras de Kiarostami, Resnais y Hong Sang-soo. El film cuenta con los clásicos de su cine: Ricardo Darín, la estrella del cine argentino, y su mujer Martina Gusman, que ya participó en su anterior película presentada en el festival en 2010, Carancho. Pero también cuenta con uno de los actores fetiches de los hermanos Dardenne, Jérémie Renier, conocido por su aparición en obras como La Promesse (La Promessa) o L´enfant (El niño), Palma de Oro 2005. Además, Trapero presenta un episodio del film colectivo 7 días en la Habana, un fresco de la ciudad cubana realizado por varios realizadores como Benicio del Toro o Julio Medem.

En Elefante Blanco, dos sacerdotes prestan servicios a un poblado de chabolas situado en los alrededores de Buenos Aires, pero pronto comienzan a dudar sobre la efectividad de su trabajo en cuanto a resultados producidos en el deprimido entorno. El argumento plantea varias formas de afrontar el compromiso social: a través de la Iglesia, cuestionado por Géronimo (Jérémie Renier), directamente, o a través de la política, defendido por Julián (Ricardo Darín). Y entonces aparecerá una abogada atea que hará tambalear todos los principios que guiaban la vida de ambos sacerdotes.

Trapero es un cineasta de la emoción, busca captar el reflejo de los hechos externos en la vida interior de los personajes, como ocurre en Carancho o Leonera. Lo repite constantemente en la rueda de prensa de presentación de su film:

Me gustan las películas que cambian mi punto de vista, que me emocionan, por los sentimientos que provocan o por su temática. En todos los casos, valoro la capacidad de una película para emocionarme (…). Espero que la película Elefante blanco sea capaz de emocionar, que los espectadores se sientan implicados, los espectadores de muchos países, los críticos de cine y los curiosos.

3, de Pablo Stoll

De tono más psicológico, el uruguayo Pablo Stoll ha presentado película en la Quincena de realizadores. Contrariamente al número de obras dirigidas (éste es su cuarto proyecto), el film  se llama 3, pues tres son las historias que se cruzan en el film. Tres personajes, encarnados por Sara Bessio, Humberto de Vargas y Anaclara Ferreyra Palfy, que son tres naufragios familiares, tratan de rehacer su vida mediante el establecimiento de nuevos lazos de familia, de los que habían renegado. Pablo contó a la agencia EFE el origen del proyecto: *"La idea original es que mis padres se divorciaron cuando tenía ocho años y viví toda mi vida con ellos separados y la idea sería pensar qué pasaría si algún día mi padre decide volver a mi casa".

Pablo Stoll ha recordado que durante el rodaje del proyecto murió el que fue su guionista y colaborador en sus tres películas anteriores, Juan Pablo Rebella. Entre su haber se encuentran 25 Watts (2001), sobre la vida ociosa de varios personajes y rodada en blanco y negro y con bajo presupuesto, siguiendo las influencias de Richard Linklater y Jim Jarmusch; Whisky (2004) e Hiroshima (2009), basada en un relato de Mario Levrero.

Fotos: Página Oficial de la Quincena de realizadores