Cajón desastre nostálgico: de Pee-Wee a Carrie, de Millenium a Sin City

Hay días en los que no pasa nada y hay otros en los que se acumulan las noticias, por eso os propongo echar un vistazo a diferentes puntos calientes del cine que se está preparando actualmente, particularmente a cuestiones relacionadas con algunos de los remakes y secuelas de proyectos e historias que en su gran parte muchos descubrimos cuando éramos adolescentes. La nostalgia emocional sigue anclada en muchos de los proyectos que se gestan en los estados Unidos.

Pee-Wee Herman

Los españoles no pudimos disfrutar de las aventuras de Pee-Wee Herman hasta que no llegaron al cine de la mano de Tim Burton, en lo que era además su primer largometraje como director. Lo cierto es que, si disfruté con las gracias del personaje interpretado por Paul Reubens, me resultó algo inquietante que un personaje tan asexuado y, a priori, tan poco sociable, fuera tan popular entre los niños estadounidenses. Lo cierto es que aquel escándalo en el que sorprendieran al actor masturbándose en un cine, no vino más que a añadir mi teoría sobre el personaje, más que sobre el actor, en una relación que siempre he encontrado indivisible. Si ha tardado bastante tiempo en remontar definitivamente su carrera, a base de participar en realities televisivos con el tiempo todo se olvida, y con mil y un escándalos sexuales más dominando tanto el panorama cinematográfico como el político, hacen que aquello no fueran más que travesuras de un personajillo con síndrome de Peter Pan.

Probablemente por eso se anunciaba hace ya un par de años que Paul Reubens se asociaba a uno de los nuevos nombres de la comedia estadounidense contemporánea, Judd Apatow, para revivir a su mítico personaje. El propio actor se encargaba este fin de semana de confirmar que no se trataba de ningún rumor y que el proyecto ya está en marcha, esperando comenzar a rodar dentro de muy poco. El guión está escrito por el propio Paul Reubens y el también actor y guionista Paul Rust. Poco más pudo o quiso decir el actor sobre la que será la tercera entrega cinematográfica de su irónico personaje después de Pee-Wee's Big Adventura, dirigida por Tim Burton en 1985, y Big Top Pee-Wee, dirigida por Randal Kleiser en 1988.

Carrie

Si un servidor nunca está a favor de los remakes lo cierto es que en Columbia Pictures están dispuestos a derribar cualquier prejuicio a base de asociar nombres realmente atractivos e interesantes a su proyecto. La elección de Kimberly Peirce para dirigir esta nueva versión de la novela de Stephen King ya es lo suficientemente interesante como para prestar atención al proyecto, pero mucho más con la acertada elección de Chloë Grace Moretz para el papel que anteriormente hiciera Sissy Spacek, y la interesantísima inclusión de Julianne Moore para el personaje que anteriormente había interpretado Piper Laurie.

Todavía queda por descubrir quien estará detrás de algunos de los personajes más interesantes, como Chris Hargensen, desencadenante indirecta de la tragedia al idear la broma de mal gusto que llevará a Carrie a ser bañada en sangre después de ser elegida reina de la fiesta, que fuera interpretada por Nancy Allen; la señorita Collins, la profesora que gimnasia que solidariza con Carrie cuando le viene su primera menstruación, y que tuviera la imagen de Betty Buckley; o Tommy Ross, el guaperas, capitán del equipo de rugby, que invita a Carrie a ir a la fiesta, coaccionado por su novia, y que fuera interpretado por William Katt.

Pero ciertamente, uno de los más interesantes es el de Sue Snell, la compañera que asume el castigo, consciente de que se han propasado ridiculizando a Carrie y sometiéndola a lo que hoy en día se consideraría como bullying. Si en la película de Brian De Palma, el personaje estuviera interpretado por Amy Irving, en el que fuera su primer papel cinematográfico, Gabriella Wilde será la encargada de ponerse en sus zapatos. Una actriz casi desconocida, salvo porque a participado en The Three Musketeers, la fallida película dirigida por Paul W. S Anderson.

Millenium

En este repaso a algunos proyectos nostálgicos, bien porque los descubriéramos de adolescentes, o en las pantallas de la televisión, es obligado mencionar la posible adaptación a la gran pantalla de otra de las series de Chris Carter, que fuera creador de The X-File. En este caso se trata de Millenium, no estoy hablando de las revistas de las novelas del escritor sueco Stig Larsson, sino de la la serie en la que Lance Henriksen interpretaba a Frank Black, un agente que no es que fuera capaz de pensar como los criminales a los que perseguía, sino que se metía en su mente y veía lo mismo que ellos veían.

Dado que Henriksen también estuviera citado en la misma rueda de prensa en la que comparecía Paul Ruebens, pues ambos colaboran en TRON: Uprising, el actor no pudo confirmar exactamente que el proyecto fuera a materializares, pero desde su punto de vista, está convencido de que saldrá adelante. También es cierto que considera que no se trataría de un megaproyecto de treinta millones de dólares de presupuesto, pero considerando que fue una serie que se emitió en 65 países, con muchos seguidores, es consciente de que tendría un público muy fervoroso que está esperando esta adaptación cinematográfica.

A Dame to Kill For

No es que sea un proyecto nostálgico, pero ha pasado ya más de un lustro desde que se estrenara Sin City, la adaptación de las novelas gráficas de Frank Miller, que el propio autor dirigiera junto a Robert Rodriguez y con la ayuda extraordinaria de Quentin Tarantino. Esta secuela también ha tenido un largo recorrido hasta convertirse en un proyecto firme, por eso es muy bien recibido este primer cartel de la película. Aunque no diga demasiado de ella, sirve para confirmar definitivamente su título, así como que volverá a estar dirigida por el mismo tándem responsable de la anterior. Si Mickey Rourke y Rosario Dawson volverán a repetir en sus personajes, resulta muy interesante la incorporación de William Monahan como guionista del proyecto, no tanto por The Departed, sino por su propia ópera prima como director, London Boulevard, muy en la línea de las aventuras de Frank Miller.