Aliens (1986): ¿dónde están ahora?

Después de haber dirigido sólo dos películas, de las cuales una ya era una secuela, Piranha Part Two: The Spawning -que a un servidor simple le ha divertido mucho aunque de la que el cineasta siempre se arrepentiría-, y la otra generaría una saga tan fructífera y exitosa como la que hubiera generado Alien, James Cameron estrenaba Aliens en 1986, la primera secuela de la película que dirigiera Ridley Scott en 1979. Confeso admirador de la película predecesora, Cameron abordaba una película que era completamente fiel al fondo de su precedente, pero completamente alejada en su forma.

La emoción que me embargaba la primera ve que vi Aliens se veía completamente colmaba en el momento en que comprobaba que la película comenzaba en el mismo punto en que se había quedado Alien. Con una elipsis de por medio, pero exactamente en el mismo sitio en que esperaba que retomaran la historia. Supongo que con la intención de sorprender al espectador y darle algo completamente diferente a lo que esperaba, cuando Alien había sido concebida como una historia de terror psicológico que se desarrollaba dentro de los parámetros de la ciencia ficción, Aliens se adaptaba a los nuevos tiempos erigiéndose com una película de acción en la que no había mucho lugar para la psicología, pero no abandonaba los parámetros que van desde el terror a la ciencia-ficción.

Si detrás de la génesis de la historia se encontraban dos de los productores de la saga y sus spin-offs, David Giler y Walter Hill, la responsabilidad final recaería en James Cameron, en una operación similar a la que después realizaría en su otra saga al hacer que el mismo robot que hacía de malo en Terminator, fuera después el personaje bueno de Terminator 2: Judgment Day. Además volvía a incluir a un cyborg que si levantaría las sospechas y recelos de Ripley, sería aquí un personaje positivo, pero mantendría en todo momento la tensión de que fuera a repetir el patrón de Ash (Ian Holm). El conflicto se acentuaba resaltando los instintos maternales de la teniente Ripley, quien después de tener que asimilar que su hija había fallecido, recobraba después la ilusión maternal con el personaje de Nut (Carrie Henn), lo que le llevaría a tener un enfrentamiento final en una espectacular secuencia, cara a cara, de mujer a mujer, contra la Reina Alien.

No todo son alabanzas para James Cameron y su película pues si el director inauguraba la odiosa costumbre de publicar la película en DVD para después, y en una operación única y exclusivamente económica, se empeñaba en ofrecer la versión definitiva con un nuevo montaje en el que aportaba secuencias no incluidas en el montaje previo. Independientemente de que sea el montaje original o el posterior, uno de los aspectos que perjudica a la película, es que se deja ver con demasiada evidencia que está realizada en los años ochenta, algo que no pasaba con su predecesora que realizada en 1979, podría haber estado hecha ayer mismo. Para terminar, denunciar la maldición que ha afectado a muchos de los actores que intervienen en Aliens que, a pesar de que Cameron volviera a solicitar su presencia en futuras películas, acabarían relegados a la televisión o a producciones de muy bajo presupuesto.

Tenemos buena cuenta de la trayectoria de James Cameron, enredado actualmente con sus secuelas de Avatar -¿no será divertido comprobar cuantas películas plagia en estas nuevas aventuras de los seres azules que ni siquiera él mismo aprecia?-, y ya sabemos también dónde está en estos momentos Sigourney Weaver, por lo que pasaré lista a los miembros del reparto que hicieron personajes significativos y que, en algunos casos, han estado muy vinculados a gran parte de la filmografía del director que incomprensiblemente también es el responsable de Titanic, una película que confieso: no soporto.

Michael Biehn

Aunque no ha dejado de trabajar desde que protagonizara The Fan en 1981, junto a Lauren Bacall y James Garner, lo cierto es que a Michael Biehn se le conoce principalmente, por sus trabajos para James Cameron. De hecho, si el primer gran éxito de su carrera, Terminator, lo era también de su director, volverían a coincidir en el segundo de ambos, Aliens. Quizás el hecho de que su tercera colaboración juntos, Abyss, fuera un fracaso, acabaría enfriando su relación laboral. Pero si esto es pura conjetura, lo que sí es cierto es que en los años ochenta ganara cierta popularidad, que le proporcionaría también su participación en The Seventh Sign junto a la siempre odiosa Demi Moore. Pero aunque consiguiera involucrarse en los años noventa en películas como Tombstone, Jade o The Rock, sus personajes fueron pasando de protagonistas a secundarios, hasta convertirse en esta última década en una mera presencia mítica en filmes como Cherry Falls o Planet Terror. Lo que no impide que si hace poco le veíamos en filmes como Puncture o The Divide, podamos verle en el próximo año en propuestas como Sushi Girl, The Dark Forest, The Predicator o Farm, demostrando que hay vida después de Cameron, aunque no sea demasiado reconfortante.

Paul Reiser

Uno de los personajes más característicos de Aliens es el que interpretaba Paul Reiser, el malo malísimo de la muerte que era peor incluso que los propios seres extraterrestres, pues hacía un doble juego que abocaba a los protagonistas a sus peores pesadillas. Quizás el personaje de la película que más evidencia que está realizada en los años ochenta. Tras participar en una película coral como Diner, junto a Steve Guttenberg, Mickey Rourke y Kevin Bacon, la carrera de Paul Reiser emergió con fuerza en los años ochenta gracias a títulos como Beverly Hills Cop y su secuela, pero sobre todo como consecuencia de su participación en Aliens, pero para diluirse de nuevo con la llegada de los años noventa. La televisión parece haber sido el camino definitivo de este actor que tras participar en series como My Two Dads y Mad About You, junto a Helen Hunt, que le ha llevado a ser responsable de su propia serie de humor: The Paul Reiser Show.

Bill Paxton

La maldición Cameron vuelve a repetirse y con Bill Paxton, no sólo estamos ante un actor que vive su máximo esplendor en los años ochenta, sino que comparte muchos puntos en común con Michael Biehn, con quien coincide no sólo en dos películas de James Cameron, sino también antes y después, primero en The Lords of Discipline y después en Tombstone. Si antes de Aliens también participa en filmes tan populares en su momento como Streets of Fire, Weird Science o Commando, posteriormente intentaría sacar adelante su carrera con títulos como Depredador 2, Boxing Helena, Apollo 13, Twister, The Evening Star o A Simple Plan. Sin conseguir destacar demasiado en ninguno de estos títulos, vuelve a trabajar al lado de James Cameron en películas como True Lies o Titanic, para diluirse al igual que otros actores asociados a Cameron. Hace poco hemos tenido la mala fortuna de verle en Haywire, aunque es en la televisión donde podría encontrar finalmente sus sitio en una serie como Hatfields & McCoys, al lado de Kevin Costner y Tom Berenger. No es que me caiga mal, pero la verdad es que sus cualidades interpretativas son bastante limitadas, no estando a la altura de ninguno de sus compañeros de reparto.

Lance Henriksen

Habiendo participado en pequeños papeles de películas de los años setenta como Network, Close Encounters of the Third Kind o Damien: Omen II, y participando después en películas como Nightmares o The Right Stuff, Lance Heriksen no sólo ha conseguido sobreponerse a su participación en Aliens, sino que le ha sacado un gran partido a su personaje, Bishop, que repetiría directa o indirectamente tanto en Alien3 como en AVP: Alien vs. Predator. Quizás muchos no habrán percibido que esta tampoco es la única colaboración entre actor y director, sino que ya habían trabajado juntos en Piranha Part Two: The Spawning y Terminator. Si muchos son los títulos en los que ha participado posteriormente, la mayor parte de su filmografía circula dentro de los parámetros de la ciencia-ficción, siendo quizás su personaje más significativo el del policía psíquico Frank Black de la serie Millenium, de la que recientemente se especulaba con una posible adaptación cinematográfica.

Carrie Henn

Una de las auténticas sorpresas de Aliens era la fresca y estimulante presencia de Carrie Henn. Una niña entre marines luchando contra tremebundos extraterrestres y casi el personaje con más sentido común de la película. Sin ningún tipo de experiencia previa, Aliens sería su primera y última interpretación cinematográfica, pues la joven actriz decidiría licenciarse en estudios liberales y desarrollo infantil para desarrollar su labor profesional como profesora. Quien podría decirnos algo más sobre Carrie es la propia Sigourney Weaver, su protectora en la película, y con la que sigue manteniendo el contacto hoy en día.