Primeros problemas en Catching Fire, secuela de The Hunger Games

Se haya visto o no The Hunger Games es casi improbable que aun quede alguna persona en este mundo que no sepa que es éxito en recaudaciones quedando entre las 5 películas más taquilleras de la historia habiendo incluso superado a la saga Twilight con más de 363 millones embolsados hasta el momento. Asique no es difícil entender que Lionsgate esté desesperado por alistarse para la segunda entrega de esta trilogía, Catching Fire, que tiene reservado Noviembre del 2013 para su estreno.

Son dos los problemas básicos que enfrenta la producción de esta franquicia para allanar el camino. El primero viene dado por la disponibilidad para filmar de su estrella principal, Jennifer Lawrence, quien antes de aceptar su papel como Katniss Everdeen, se hayaba comprometida con la Fox para la secuela de X-Men: First Class para la cual comenzaría a rodar en Enero del próximo año. Esto obligaría a Lionsgate esperar por un comienzo de su propio rodaje hacia Agosto- Septiembre del mismo año, un margen sumamente escaso si realmente quiere estrenar en Noviembre.

Si bien el representante de la actriz asegurara en su momento que ambos estudios estaban trabajando para acomodar de la mejor manera su calendario, lo cierto es que The Hollywood Reporter ya confirmaba hace pocos días la tensión entre Fox y Lionsgate por resolver la situación. El argumento de Lionsgate se basa mayormente en el escaso margen que le queda para filmar, por supuesto, cosa no del todo justa si se considera que la Fox después de todo no tiene una fecha exacta de estreno para su secuela mientras que Lionsgate sí. Habrá que ver cómo se resuelve la cosa pero el argumento de la Fox es contundente; yo la contraté primero.

EL segundo gran problema viene dado con Gary Ross, director y co guionista de la primera entrega, quien a diferencia de Lawrence, Josh Hutcherson y Liam Hemsworth, no habría firmado contrato por las tres entregas. Esto podría deberse a la última moda de contar con diferentes directores para las diferentes entregas de una secuela, algo comprensible en aquellas que como Twilight o Harry Potter llegan a un número de 8 partes. Sin embargo aquí estaríamos hablando de apenas tres y muchos son los que apoyan la idea de seguir con Ross quien, dicen, después de todo ayudó a la concreción de este film.

Pero la verdadera razón del conflicto estaría dada, según reporta también The Hollywood reporter en las terribles negociaciones que el director ya tuviera que establecer con Lionsgate sobre su precio, negociaciones que finalmente quedaron en 3 millones por la dirección y el guión más un nada despreciable 5 % de ganancias tras el estreno. Ahora Ross estaría nuevamente peleando por otro precio considerando el excelente comienzo que tuvo la película. Lionsgate ya cuenta con el guión de Simon Beaufoy, del que ya adelantáramos que se encargaría de la adaptación de Catching Fire, pero según parece Ross aun no le ha echado una mirada esperando pacientemente por ver cómo se resuelven las cosas.

A pesar que una trilogía es parte de una misma historia no veo mal que se cambie de director, eso siempre aportaría nuevas miradas y un toque de individualidad a cada entrega, sin embargo creo que en este caso Ross no ha hecho un mal trabajo. Sí le achaco su trabajo en la adaptación aun cuando haya contado con la propia autora para ello, pero su dirección, intimista al igual que la mirada del libro, me parece que merece una segunda oportunidad, aun más cuando esta vuelta contaría con un guionista que bien supo entretener en su momento, al igual que emocionar y llegar a un terrible éxito con la Academia y el público, con su Slumdog Millonaire.