De Rouille et d’Os (Rust & Bone): Audiard directo a la médula

En algunos casos la participación de una actriz tan conocida en el panorama cinematográfico internacional, como Marion Cotillard, sirve para dar notoriedad a alguna de las películas europeas en las que participa. Más todavía si su antagonista es Matthias Schoenaerts, un actor europeo con todas las papeletas para convertirse en una figura de la misma relevancia, sobre todo después de protagonizar Rundskop (Bullhead), que fuera nominada a la mejor película en lengua extranjera en la última edición de los premios Oscar. En última instancia, ambos quedan en un segundo plano cuando estamos hablando de De rouille et d'os, titulada para el mercado internacional como Rust & Bone (Óxido y Hueso), la última película de Jacques Audiard.

Se trata de la adaptación cinematográfica de la novela homónima del canadiense Craig Davidson compuesta de una serie de relatos cortos poblados de boxeadores, peleas de perros, adictos al sexo, apuestas, alcohólicos y una colección de personajes y situaciones muy afines a la filmografía del cineasta galo. Adaptada en colaboración con Thomas Bidegain, que ya participara en el guión de Un prophéte y la reciente Et maintenant on va où?, la historia se centra en dos de los personajes de la novela original: una cuidadora marina que pierde las piernas por el ataque de una orca y un boxeador obligado a combatir en peleas callejeras para sobrevivir.

La primera impresión de la historia, junto con el tono del cartel, me trae a la memoria la magnífica y maravillosa película de Léox Caras, Les amants du Pount Neuf. Pero el tráiler de la película, si bien da a entender que nos enfrentaremos a una historia tan intensa y desgarradora como cabe esperar de un cineasta como Audiard, también deja traslucir que nos encontramos ante un drama romántico de superación personal, pero sin la dosis de sensiblería que tendría si en lugar de francesa fuera una película made in Hollywood.

De carrera profesional dilatada pero intensa, algunos conocimos a Jacques Audiard con De batee mon coeur s'est arrêté -titulada en España como De latir, mi corazón se ha parado-, confirmando después con Un prophète que estábamos ante uno de los cineastas europeos más sólidos e impresionantes de los últimos tiempos. Aunque se trate de su sexta película como director, lo cierto es que ya había desarrollado una intensa carrera como guionista desde los años setenta, involucrado en proyectos como Le professionel -protagonizada por Jean-Paul Belmondo-, Poussiére d'ange (Polvo de ángel) o Confessions d'un Barjo -adaptación de una novela de Philip K. Dick. Si en un principio hubiéramos tenido que esperar hasta octubre para conocer la respuesta de público y crítica a su película, podremos saber algo más de De rouille et d'ors gracias a su proyección en mayo en el próximo festival de Cannes.

Foto: Les Films du Fleuve