Conociendo a David, nuevo tráiler para Prometheus

A finales de febrero pudimos disfrutar del video del presidente de Weyland Indutries (estupendo Guy Pierce) como parte de la magnífica campaña de promoción de Prometheus, la película de Ridley Scott protagonizada por Pearce, Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron y Sean Harris. Hoy os traemos un nuevo video, esta vez centrado en David 8, un androide construido por Weyland Industries y interpretado, todo apunta a que de manera magnífica, por Michael Fassbender.

Weyland Industries, futura Weyland-Yutani vista en Alien, es una potente compañía de alta tecnología capaz de crear androides tan semejantes a los humanos que es difícil distinguirlos. David 8 es capaz de realizar las mismas tareas que un ser humano, puede hacer cosas que las personas no pueden, es capaz de interactuar con nosotros, piensa, puede entristecerse e incluso demostrar, en apariencia, emociones humanas. ¿No es perturbadora la imagen de David 8 llorando mientras explica sus motivos?

David viajará a bordo de la nave Prometheus, sin duda sus capacidades y sus emociones se pondrán a prueba durante el viaje. Como todo buen robot, David, se rige por unas normas básicas y unas directrices creadas por la Weyland Industries. David, en el vídeo, parece tan humano como nosotros mismos pero su lograda semejanza es también lo que lo diferencia. Por mucho que lo intente, por mucho que pueda aparentar, David, nunca será un ser humano, es una máquina, producto de una empresa cuyo presidente se autoproclama Dios. Como bien se explica en el vídeo puede entender las emociones humanas pero no sentirlas; así que no sabe lo contradictorios e irracionales que podemos llegar a ser. ¿Podría acaso asimilar un robot como él todo el intrincado paisaje emocional por el que nos movemos diariamente?

Fassbender, que debería haberse llevado el Oscar al Mejor Actor este año por su papel en Shame, nos desarma con este vídeo. Es impecable su interpretación, casi tan perfecta como David, casi tan humana como nosotros. Este Happy Birthday David no hace más que acrecentar mis ganas por ver la película.