Los 48fps de The Hobbit siembran dudas entre los primeros espectadores

No, no nos habíamos olvidado de otra de las grandes películas que verán la luz durante este año, pero Peter Jackson se está guardando muy en secreto todos los datos que rodean el rodaje de The Hobbit: Un Unexpected Journey y la información sobre la esperada película nos llega a cuentagotas.

Afortunadamente, durante esta semana está teniendo lugar a la CinemaCon en Las Vegas (termina hoy mismo), uno de esos acontecimientos donde la mayoría de las productoras aprovechan para mostrar material de sus próximos proyectos y así captar el máximo número de adeptos que llenen las salas tras su estreno. Este ha sido el lugar escogido por el propio Peter Jackson para presentar los primeros 10 minutos de su nueva adaptación de una novela de J. R. R. Tolkien y las reacciones de los pocos afortunados que han podido verlos han corrido por la red como la pólvora.

Recordemos que una de las propuestas personales de Jackson, por otra parte muy arriesgada, es rodar la película en 3D a 48fps. Para los que aún no sepan qué quiere decir esto, aclarar que las siglas fps se refieren a Frames Per Second y que hacen referencia a los fotogramas que se graban y que posteriormente se proyectan en una película por segundo. El número de fps que se utilizan comúnmente en el cine son 24, por eso la apuesta de Peter Jackson es tan arriesgada: sus cámaras están preparadas para rodar al doble de la velocidad normal, y los proyectores también tendrán que adaptarse a ellas.

En teoría, lo que pretendía el director aumentando el número de fotogramas por segundo es conseguir mayor nitidez en los planos, y donde más se notará será en las escenas de acción. Sin embargo, muchos dudaban de que el ojo humano se adaptase rápidamente a este cambio en la velocidad de grabación de los fotogramas, ya que la teoría de la percepción retiniana de Plateau afirma que la velocidad ideal son los 24fps. Supongo que todo será acostumbrarse a la nueva velocidad si es que se acaba implantando.

Pero lo que importa son las opiniones de los que ya han podido ver esos primeros 10 minutos, y la verdad es que no han sido muy optimistas. Todos ellos afirman que la calidad técnica de la película es algo excepcional. Nadie duda de que los cientos de millones que tiene de presupuesto la producción estarán bien invertidos, pero otra historia será comprobar la naturalidad en la fluidez de las imágenes. En lo que coinciden estos privilegiados es que la película tiene una nitidez y una calidad de imagen tan alta, tan "realista", que pierde su propia sensación de realismo. Estoy seguro de que a todos os ha ocurrido alguna vez cuando habéis visto una imagen de una gran calidad que os daba la sensación de ser falsa, por muy realista que pareciera.

Por ahora la recepción de estas imágenes han dejado un poco fríos a los espectadores, sobre todo porque algunos afirman que todo lo que prometía Jackson con los 48fps no se ve reflejado en pantalla. Para comprobarlo aún tendremos que esperar hasta julio cuando llegará el primer tráiler, pero realmente saldremos de dudas el 14 de diciembre cuando se estrene en (casi) todo el mundo.