Like Someone in Love: Kiarostami entre Björk, Allen y Coixet

A pesar de que la película dirigida por Asghar Farhadi, Jodaeiye Nader az Simin (Nader y Simin, una separación), se llevara este año el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, sigue siendo difícil hacer cine en un país como Irán, en el que te pueden encarcelar tan sólo por afrontar tu trabajo de manera comprometida, tal y como le sucediera a Jafar Panahi. Siendo uno de los más influyentes cineastas de la denominada nueva ola iraní ha acabado siendo condenado por un tribunal de Teherán a seis años de cárcel y veinte de inhabilitación para hacer cine, viajar al extranjero o conceder entrevistas por "actuar contra la seguridad nacional y hacer propaganda contra el régimen". Precisamente, tras rodar varias películas para la televisión, Panahi comenzaba su periplo cinematográfico al lado de Abbas Kiarostami, como su ayudante de dirección en Zire darakhatan zeyton (A través de los olivos).

Tanto Farhadi como Kiarostami se encontraban entre los pocos cineastas iraníes que condenaban uno de los primeros encarcelamientos de su colega, que se producía el 1 de marzo de 2010 y que seguía a un arresto previo producido en julio de 2009 por haber asistido al entierro de una joven que había sido asesinada a manos de la milicia Basij, durante las protestas electorales que se producían ese mismo año. De hecho, el director de Bad ma ra khahad bord (El viento nos llevará), Ta'm e guillas (El sabor de las cerezas) o Khane-e doust kodjast? (¿Dónde está la casa de mi amigo?), no ha realizado una película en Irán desde un año antes que se produjeran todos estos sucesos que estrenara Shirin, en la que ya participara Juliette Binoche, quien se alzaba con el premio a la mejor actriz por su interpretación en Copie conforme (Copia certificada), una película mucho más europea que iraní.

Ignoro si es deliberado este periplo que el cineasta iraní parece haber iniciado, pero no diría que no parece estar siguiendo los pasos de Woody Allen, que si parece haberse propuesto conocer Europa a través del cine, Kiarostami debe haberse propuesto conocer el mundo. El caso es que después de rodar en francés y en Italia, Kiarostami se ha plantado con su cámara en Japón para rodar Like Someone In Love. Se trata de la historia de una jovencita que financia sus estudios a través de los servicios que hace como prostituta.

Si el título de la película me remite directamente a uno de los temas incluidos en Debut, el primer álbum en solitario de Björk, versión del tema que compusieran Jimmy van Heuen y Johnny Burke para la banda sonora de la película dirigida en 1944 por William A. Seiter, Belle of the Yukon, y que popularizara Bing Crosby; también me hace pensar en la película que Isabel Coixet rodara también en Japón, Mapa de los sonidos de Tokio. Una sensación que coge más fuerza tras visionar el tráiler de la película, que también parece contener ecos a Elegy, que a su vez, también parecía emular a Woody Allen.

Si en un principio el rodaje tuvo que posponerse debido al terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku, finalmente completaba su rodaje en noviembre de 2011. En este tráiler no se escucha una sóla palabra de japonés, pero se puede disfrutar de una versión de la canción en la voz de Ella Fitzgerald. Protagonizada por Rin Takanashi, Tadashi Akuno y Ryo Kase -a quien hemos visto en Letters From Iwo Jima o Restless-, lo más probable es que consiga colarse en alguno de los próximos festivales de cine como Cannes, Venecia o San Sebastián.