Cherry: no pretende ser sólo exactamente cine porno

A pesar de que a priori podríamos pensar que la industria que gira en torno a la pornografía pudiera ser un material cinematográfico interesante, no crean que hay muchos cineastas que se hayan atrevido a abordar el tema. Aparte de la curiosa y divertida incursión que hace Brian De Palma en Body Double, el retrato mucho más cercano que hace Milos Forman en The People vs. Larry Flint, o la todavía mucho más precisa aportación de Paul Thomas Anderson con Boogie Nights, mi memoria no consigue recordar otros títulos que hayan girado en torno a este asunto. Si en los últimos meses hemos ido adelantando información de dos biopics que giran en torno al mismo personaje, Lovelace e Inferno: A Linda Lovelace Story, antes de poder ver cualquiera de las dos películas podremos echar un vistazo a los entresijos del cine porno en Cherry.

Angelina es una joven de dieciocho años a punto de finalizar su etapa en el instituto. Su familia es muy difícil. Su madre es alcohólica y su padrastro es violento e impredecible. Una mañana, su novio le sugiere que haga una sesión de fotografías desnuda para sacar dinero. Al principio Angelina se resiste, pero después hace la sesión, utilizando después el dinero para huir con su mejor amigo a San Francisco. Una vez allí, mientras se toma una copa en un club de strip-tease, conoce a un abogado acomodado que le ofrece introducirle en un mundo diferente, un lugar lleno de ropa cara y divertidas fiestas. Pero ese mundo no es tan perfecto como parece en un principio y el abogado, Frances, tiene sus propios problemas. Al mismo tiempo, Angelina comienza a explorar por sí misma la industria pornográfica bajo el asesoramiento de Margaret, una antigua bailarina que se ha convertido en directora de cine para adultos.

Según podemos ver en el tráiler, no se trata exactamente de cine porno, aunque probablemente una cosa lleve a la otra. Al fin y al cabo, la guionista de la película es una veterana del porno, Lorelei Lee, que escribe en colaboración con Stephen Elliott, que dirige también la que será su ópera prima. Puede que se trate de una película independiente y que su protagonista, Ashley Hinshaw, no sea todavía muy conocida -aunque es una de las integrantes del reparto de Chronicle-, pero no creo que pase desapercibida si tenemos en cuenta que junto a ella estarán James Franco, Lili Taylor, Dev Patel y Heather Graham en lo que podríamos considerar un guiño a Boogie Nights. ¿Os apetece una cereza?