Summit despide a la saga Twilight y se prepara para The Night Circus

Era de esperarse que al momento de finalizar una saga tan millonaria como Twilight, los estudios se pusieran a buscar algo que pegara en taquilla de la misma manera. Nada mejor que una historia de adolescentes, elementos sobrenaturales y una trama de amor prohibida. Pues bien, Summit hace un año adquirió los derechos para adaptar The Night Circus, best seller de la escritora debutante Erin Morgenstern.

Luego de haber convocado a uno de los productores de Harry Potter, David Heyman, así como a Jeff Clifford, Summit ahora ha contratado a Moira Buffini para que adapte el guión. Buffini es una sabia decisión ya que de amores de época y adaptaciones sabe pues ha realizado el guión de Jane Eyre para Cary Fukunaga; también ha escrito el guión de Tamara Drewe y el de Byzantium, una historia que reune a Gemma Arterton y Saoirse Ronan en la piel de una madre e hija vampiros que entablan un pacto mortal.

La historia se desarrolla a comienzos del siglo XIX y sigue a dos jóvenes magos, Celia y Marco, que se enamoran perdidamente a pesar de una vieja rivalidad de familias en Le Cirque des Rêves (El circo de los sueños) donde ambos viven y trabajan. Por el momento no se tienen noticias ni de posibles directores o actores que podrían interpretar a la pareja, ciertamente de esto depende que esta saga termine siendo algo más cercano a la magia de Harry Potter, donde la mirada de los críticos siempre fue más benévola, que a la de los vampiros a la cual a pesar de la cantidad de fanáticos no han dejado de criticar.

La sinopsis del libro relata lo siguiente:

El circo llega sin previo aviso. No hay anuncios que lo preceden. Simplemente està allì, cuando ayer no lo estaba. Dentro de las capas de lona a rayas negras-y-blancas es una experiencia completamente ùnica, llena de asombros impresionantes. Lo llaman Le Cirque des Rêves, y solo abre por la noche.
Pero detras de las escenas, una feroz competiciòn està en marcha -un duelo entre dos jòvenes magos, Celia y Marcos, que han sido entrenados desde la infancia expresamente para este fin por sus mercuriales instructores. Sin que ellos lo sepan, este es un juego en el que solo uno puede quedar en pie, y el circo no es más que el escenario para una batalla extraordinaria de la imaginación y voluntad. A pesar de ellos mismos, Celia y Marcos caen de cabeza al amor, un amor profundo, màgico, que hace que las luces parpadeen y la habitación se caliente cada vez que ellos se crucen.
Verdadero amor o no, el juego debe jugarse, y de el dependerà el destino de todos, desde el extraordinario elenco circense hasta los patrocinadores, colgados en la balanza, suspendidos precariamente como los atrevidos acròbatas sobre nuestras cabezas.
Escrito en una rica y seductora prosa, esta hechizante novela es una fiesta para los sentidos y el corazón.