Premios Oscar 2012: una mirada a los actores de reparto

Si el denominador común de la mayoría de las actrices nominadas este año en la categoría de mejor actriz de reparto es que son primerizas, no sólo no es igual en el caso de los actores nominados al mejor actor de reparto, sino que aunque tampoco acumulan demasiadas nominaciones en su trayectoria, pareciera que casi todos ellos tuvieran una deuda pendiente. Pero no ellos con Hollywood, sino la Academia con cada uno de ellos siendo todos muy reputados y respetados tanto por el sector cinematográfico, como por el público y hasta por la crítica. Quizás por eso mismo sea un poco difícil apostar por uno o por otro, pero que sirva lo siguiente al menos para refrescar la trayectoria de cada uno de ellos.

Kenneth Branagh: ¿dónde ha estado este chico?

Si bien es la cuarta nominación para Kenneth Branagh, tan sólo es la segunda vez que lo está como actor, siendo la primera por su interpretación en Henry V. Precisamente en aquella ocasión se hicieran comparaciones con Lawrence Olivier, quien si tampoco obtuviera el Oscar por su interpretación de Henry V, sí que recibiera un premio Honorífico de la Academia por su extraordinaria labor interpretando, produciendo y dirigiendo una versión previa de la obra de William Shakespeare. Algo debió quedársele a Kenneth Branagh emulando al que luego fuera conocido como Sir Lawrence Olivier al estar nuevamente nominado interpretando al que fuera protagonista de The Prince and the Showgirl.

Pareciera además que esta nominación le llegara en el mejor momento porque ni sus últimas películas como director han tenido gran repercusión, como tampoco la han tenido sus últimas y distanciadas apariciones en películas como Valikyrie, Harry Potter and the Chamber of Secrets o Wild Wild West, allá por 1999. No he podido ver todavía My Week with Marilyn por lo que no puedo juzgar con derecho su interpretación, pero no es que yo sea de los que han disfrutado mucho con él fuera de las adaptaciones de William Shakespeare. Y si ya en la película que también dirigiera el propio Lawrence Olivier la ambición rubia le robara todos y cada uno de los planos de la película, no veo porqué en esa ocasión no vaya a suceder lo mismo con Michelle Williams.

Jonah Hill: el cómico atípico

Pocas veces me he alegrado tanto de una nominación como la de Jonah Hill por su interpretación de Peter Brand en Moneyball. No porque me parezca que está excesivamente excepcional, sino porque a pesar de tener una trayectoria relativamente breve, me parece un actor formidable, como ha demostrado en películas recientes como Get Him to the Greek o Cyrus. Anteriormente ha ido escalando posiciones desde filmes como The 40 Year Old Virgin, Accepted, 10 Items or Less, Knocked Up, Superbad o Funny People.

Todo comenzaba en los tiempos en los que estudiaba interpretación en Nueva York, cuando se las ingeniara para presentarse a Dustin Hoffman, a través del que consiguió una audición para participar en la que sería su primera película: I Heart Huckabees. No me parece probable que se lleve el premio a casa, pero qué duda cabe que le queda mucho camino por delante.

Nick Nolte: siempre peleando

Aunque se diera a conocer al gran público a mediados de los años setenta, la carrera de Nick Nolte comienza a finales de los años sesenta, aunque se desarrolla principalmente en la pequeña pantalla. Sólo es a partir de su participación en la serie Rich Man, Poor Man, cuando despunta su trayectoria cinematográfica. Nominado al mejor actor protagonista por The Prince of Tides y Affliction, lo cierto es que su trayectoria ha sido relativamente irregular, rodeado siempre de una aureola de conflictos, debido probablemente a los excesos en su vida privada. Quizás por eso me parece tan justa su nominación por la interpretación del alcohólico Paddy Conlon en Warrior.

Independientemente de sus éxitos de público, como 48 Hrs, Under Fire, Cape Fear o The Prince of Tides, quizás su interpretación de Neal Cassady en Heart Beat sea una de mis favoritas, así como el torturado pintor del fragmento de Martin Scorsese en New York Stories, el padre coraje de Lorenzo's Oil, el marido con problemas de Afterglow, el coronel Gordon Tall de The Thin Red Line o incluso el padre científico de Hulk. Quizás no le hace falta un Oscar para continuar con su carrera, de hecho está involucrado en varios proyectos, pero sin duda sería un estupendo reconocimiento a su intenso trabajo.

Christopher Plummer: sin pluma alguna

También en la televisión, pero a comienzos de los años cincuenta, comenzaba la carrera profesional del actor canadiense Christopher Plummer. Tras algún que otro coqueteo con el cine protagonizaba The Sound of Music junto a Julie Andrews en 1965, y no ha dejado de trabajar desde entonces. Si fue nominado como actor protagonista por primera vez por su interpretación de Leon Tolstoy en The Last Station, esta sería su segunda nominación, aunque como actor secundario por su retrato de Hal Fields en Beginners.

No he visto todas las películas nominadas, pero soy totalmente sincero si comento que cuando vi la película de Mike Mills, pensé inmediatamente que la interpretación del actor canadiense merecía un Oscar por la sensibilidad con la que representaba a un padre que sale del armario, una vez su esposa ha fallecido, recobrando la ilusión por vivir, a pesar de que padece un cáncer. Al igual que sucede con Nick Nolte, aunque en su caso no se ha convertido en un actor popular entre el público, sí cuenta con el respeto de sus colegas, así como de la crítica que siempre ha alabado sus cuidadas interpretaciones.

Max von Sydow: extremadamente sueco, increíblemente versátil

Y parece también mentira que sólo sea esta la segunda vez que está nominado el actor sueco Max von Sydow. Si ya participaba en una película tan significativa para la cinematografía nórdica como Frönken Julie, aunque se diera a conocer internacionalmente gracias al fabuloso ciclo junto a Ingmar Bergman. Títulos tan reconocidos como Det sjunde inseglet (The Seventh Seal), Smultronstället (Wild Strawberries) o Jungfrukällan (The Virgin Spirit) le hicieran conocido a nivel internacional. A pesar de ser requerido puntualmente para el cine estadounidense en títulos como Hawaii, The greatest Story Ever Told, The Kremlin Letter, The Exorcidst, Three Days of the Condor o Hannah and Her Sisters, precisamente volvería a ser con una película sueca, Pelle erobreren (Pelle, the Conqueror) con la que conseguiría su primera nominación al Oscar.

Tanto en el cine de autor, como en los productos industriales manufacturados en Hollywood, Max von Sydow ha demostrado sobradamente su capacidad y versatilidad como actor. Profesional dedicado, quizás este sería un premio bastante merecido, casi más como reconocimiento a su trayectoria que por el personaje que interpreta en Extremely Loud and Incredibly Close. Quizás no debería ser así, pero no olvidemos que en ocasiones se premia de esta manera en los Oscar.