Justin Timberlake: entre los Coen y Clint Eastwood

Justin Timberlake no fue el primer caso de cantante que se pasa al mundo del cine. De hecho, la mayoría de estos ejemplos acaban realizando un par de películas de más o menos éxito y o bien abandonando el cine completamente o quedando reducidos a películas de bajo presupuesto que aprovechan el tirón del cantante. Sin embargo, el caso de Timberlake parece ser especial, puesto que no deja de sumarse a proyectos, y cada uno de ellos más interesante que el anterior.

Desde luego haber trabajado con David Fincher en The Social Network ya era todo un paso adelante en su carrera cinematográfica, aunque aún quiere más. De hecho se ha sumado a dos nuevos proyectos, a cada cual más interesante. El primero de ellos es Inside Llewyn Davis, la próxima película de los hermanos Coen, donde compartirá reparto con intérpretes de la talla de Oscar Isaac, Carey Mulligan o John Goodman. Tampoco se conocen muchos detalles de la misma hasta el momento, pero que se hayan fijado en Timberlake para darle un papel es porque han visto algo interesante en él.

El segundo proyecto personalmente me parece más atractivo. Se trata de Trouble With the Curve, el regreso de Clint Eastwood ante las cámaras. Cuando todo apuntaba a que sólo se dedicaría a dirigir, llegó este proyecto donde interpretará a un veterano ojeador de béisbol que sus problemas de vista amenazan con retirarle. El papel de Timberlake será el del ojeador de los New York Yankees, rival de Eastwood. Parece ser que la relación entre los dos no quedará ahí ya que también vivirá un idilio con la hija de Eastwood, a la que dará vida Amy Adams.

La película no estará dirigida por el veterano actor, sino por Robert Lorenz, ayudante de cámara en muchos títulos suyos como The Bridges of Madison County, Mystic River o Million Dollar Baby. No se por qué me da que igualmente Eastwood también se encargará de parte de la dirección, aunque sólo sea como consejero.

Lo que está claro es que la carrera de Timberlake está en ascenso, y que cada vez se le toma más en serio en Hollywood. Lo malo es que tendremos que esperar para comprobar si realmente tiene ese talento que algunos directores ven en él o si quedará en un nuevo ejemplos de cantante/actor fracasado.