Anatomía de un actor independiente: adiós a Ben Gazzara

Ayer viernes, 3 de febrero, fallecía en Manhattan en actor estadounidense Ben Gazzara, a los 81 años de edad y causa de un cáncer de páncreas, tal y como comunicaba su abogado. Premio Donostia en 2005, quizás fuera el Festival de San Sebastián el único que rindiera justo homenaje a un actor que nunca ha sido nominado a un Oscar, aunque sí a tres Globos de Oro, aunque por películas para televisión, de hecho sí consiguiera un Emmy de los cuatro por los que estuviera nominado. La misma suspicacia que Hollywood tuviera hacia el actor, la tenía éste hacia el cine enlatado que allí se hacía, lo que le llevó a construir la mayor parte de sus carrera cinematográfica en el seno del cine independiente.

No te diré las películas que rechacé porque dirías que soy un idiota. Y yo era un idiota.

Actor del método

Alumno aventajado de Lee Strasberg, Ben Gazzara fue uno de los actores que demostraran que el Actor's Studio era una de las grandes fábricas de actores estadounidenses en la misma época en la que surgieran Marlon Brando o Rod Steiger. Como ellos, su primera parada fueron los escenarios de Broadway, donde demostrara sus grandes cualidades en la primera representación de la obra de Tennessee Williams La gata sobre el tejado, junto a Barbara Bel Geddes y dirigido por el director oficial del método: Elia Kazan. Nominado en varias ocasiones para el premio Tony, interpretaría varias obras de Eugene O'Neill, además de prestarse a participar en obras independientes.

Sin lugar a dudas su colaboración profesional más notoria sería la que le uniría a John Cassavetes, al quien conocería en el rodaje de If It's Tuesday, This Must Be Belguim. El que fuera protagonista de Rosemarys Baby le convertiría, junto al recientemente desaparecido Peter Falk, en uno de sus actores fetiche. Posteriormente tan sólo serían relevantes las relaciones laborales que mantendría con cineastas como Peter Bogdanovich o Pasquale Festa Campanille. Nacido en 1930 en Nueva York, Ben Gazzara tend´ria ascendencia italiana, lo que le llevaría a desarrollar su carrera cinematográfica a caballo entre Italia y los Estados Unidos.

Propiciaba el clima para que un actor se sintiera libre de dar lo que fuera (refiriéndose a Casavettes), y si no funcionaba, pues no funcionaba.

Diez títulos imprescindibles

  • Anatomy of a Murder

Aunque debutara en el cine con The Strange One, en 1957, sería una película dirigida por Otto Preminger en 1959, la que le haría conocido para el gran público. Nominada para siete premios de la academia, entre los que se incluye el de mejor película y con una fabulosa banda sonora de Duke Ellington, el argumento de la película giraba en torno a un asesinato cometido por un teniente del ejército que había terminado a sangre fría con la vida del violador de su esposa. Intensa y emocionante, la película se convertiría en uno de los dramas judiciales más interesantes del cine.

  • Husbands / The Killing of a Chinese Bookie / Opening Night

Imprescindibles son las tres colaboraciones profesionales entre John Casavettes y Ben Gazara por lo que proponemos una sesión triple. Estrenada en 1970, Husbands supone la toma de conciencia de la pérdida de la juventud de tres amigos que se reúnen en el entierro de un cuarto que ha fallecido a causa de un infarto. Seis años después asumiría el protagonismo absoluto en The Killing of a Chinese Bookie en la que se convierte en un ex-veterano de la guerra de Corea que se ve obligado a cometer un asesinato para sacar adelante su salón de strip-tease de Las Vegas. Al año siguiente y con un personaje más secundario que cede todo el protagonismo absoluto a Gena Rowlands, cierra su colaboración con Cassavettes con Opening Night, la historia de una actriz entregada al teatro que es incapaz de admitir que envejece y que se plantea toda su trayectoria cuando es testigo de la muerte de una de sus admiradoras.

  • Saint Jack / They All Laughed

El componente más alternativo de los llamados cineastas del Nuevo Hollywood, Peter Bogdanovich, estrenaba en 1979 Saint Jack, en la que Ben Gazzara volvía a interpretar al propietario de otro establecimiento de dudosa moralidad. En esta ocasión se trataba de un burdel en Singapur que sobrevivía sobornando a la policía, pero que se verá en graves problemas con la llegada de un nuevo inspector de policía. Y en consonancia con la admiración por el cine clásico de Hollywood de su generación, Peter Bogdanovich firmaba en 1981 un título que si bien rendía tributo a una de las películas más interesantes de Alfred Hitchcock, al centrarse en dos detectives que eran contratados para seguir a sendas esposas de unos amigos que creen que les son infieles, enamrándose cada uno de ellos a la que sigue. Pero quizás They All Laughed fuera más interesante por todo lo que sucediera alrededor suyo pues si Ben Gazzara y Audrey Hepburn volvían a trabajar juntos después de haber coincidido en el rodaje de Bloodline, que propiciara que tuvieran un affair amoroso, en el rodaje de la película se produciría el romance entre Bogdanovich y una de sus actrices, Dorothy Stratten, que fallecía posteriormente en trágicas circunstancias a manos de su marido, tal y como se recrea en Star 80, la película de Bob Fosse.

  • Storie di ordinaria follia

Ben Gazzara interpretaba al poeta y escritor Charles Bukowski en la adaptación que Marco Ferreri realizaba de su novela autobiográfica. Ornela Mutti o Susan Tyrrell fueron algunas de las actrices que interpretaban a la colección de alcohólicas y extravagantes mujeres que se cruzaran por la vida del escritor. Premio FIPRESCI en el festival de San Sebastián, la película se alzaría con cuatro premios de la academia italiana.

  • Il camorrista

Un par de años antes de que el cineasta italiano Giuseppe Tornatore se alzara con el Oscar, gracias a Cinema Paradiso, estrenaba Il camorrista, conocida igualmente por su título internacional de The Professor. En ella Ben Gazzara interpreta a un recluso que comienza a hacerse respetar después de desafiar a un jefe de la camorra italiana mayor que él. Desde la cárcel "el profesor" organiza el ejército de la futura camorra italiana, a la vez que su hermana Rosaria, con la ayuda de su abogado, consigue que le trasladen a un hospital psiquiátrico, como enfermo mental, desde donde se da a la fuga.

  • The Spanish Prisoner

En 1998 el reputado dramaturgo, guionista y director estadounidense David Mamet, le incluye en el reparto de The Spanish Prisoner. Un thriller psicológico en torno a un joven que ha inventado un nuevo procedimiento a través del que su empresa conseguirá grandes beneficios. Temeroso de que puedan intentar robarle su idea, el protagonista se precipita en un delirio paranoico que le llevará a confundir fantasía y realidad.

  • Buffalo '66

En el mismo año que trabajaba con Mamet, también rodaba para Vincent Gallo, que debutaba en la dirección con Buffalo '66. Película de culto que aglutinaba un reparto de lo más interesante en el que podemos en contrae a Christina Ricci, Mickey Rourke, Anjelica Huston o Rosanna Arquette. Sin duda no es un plato para todos los gustos, pero está clara la vocación de su director que parece emular los pasos de John Cassavettes, pues también fuera conocido actor antes de ponerse detrás de la cámara.

  • The Big Lebowski

Estoy completamente seguro de que no necesito aportar ningún dato sobre la película que Joel y Ethan Coen estrenaban, también, en 1998, The Big Lebowski. Si a simple vista pareciera que los directores de Fargo realizaran un homenaje similar al de Vincent Gallo, lo cierto es que su adaptación en clave cómica y contemporánea de The Big Sleep, les ubica en una tesitura similar a la de petera Bogdanovich y los cineastas del Nuevo Hollywood, por lo que me atrevo a afirmar que su objeto de beneración no eran ninguno de estos cineastas, sino el propio Ben Gazzara.

  • Happiness

La cosecha de 1998 todavía proporcionaría a Ben Gazzara un título tan estimulante como Happiness, la tercera película del genuino Todd Solondz, que se alzaría con premio en los festivales de Cannes y Toronto, entre otros reconocimientos. Ben Gazzara interpretaba un incomprendido cabeza de familia que distando mucho de ser la típica familia americana, lo más probable es que sea más común de lo que el cine made in Hollywood nos quiere hacer creer.

  • Dogville

En su enésima crítica contra la sociedad estadounidense, Lars von Trier contaba con Ben Gazzara para el fabuloso reparto de Dogville. El cineasta más controvertido de Dinamarca se despojaba de cualquier artificio para centrarse única y exclusivamente en un texto que no dejaba títere con cabeza. Con una puesta en escena más teatral que cinematográfica, nos contaba una historia ambientada en lo más profundo de los Estado Unidos, donde llega una joven que huye de alguien de quien no quiere hablar. Tras su trilogía emocional, formada por Breaking the Waves, Idioterne y Dancer in the Dark, Lars von Trier iniciaba una trilogía intelectual que no llegaría a completar, aunque no por ello deja de ser interesante este título en el que unos están convencidos que Grace es una pobre víctima indefensa, mientras que otros sólo ven en ella a una bruja despiadada y manipuladora.

Fotos: Ballybane Esterprise Centre Entertainment & Stars Ciao Mpvie