Dreamworks prepara un remake de Rebecca

Alfred Hitchcock es el maestro del suspense. Nadie puede poner eso en duda. Su obra ha sido vista por generaciones de cinéfilos que han descubierto el whodunit y el macguffin gracias a las numerosas películas del genio inglés. En 1940 estrenó Rebecca, adaptación de la novela homónima de Daphne Du Maurier, la película supuso el debut de Hitchcock en la meca del cine. Los protagonistas eran Laurence Olivier y Joan Fontaine. El film se llevó el Oscar a la mejor película y a la mejor fotografía, y obtuvo otras nueve nominaciones.

Dreamworks y Working Title Films están atando los últimos cabos del remake de este clásico. Steven Knight, responsable del libreto de Eastern Promises (2007), se encuentra trabajando en un guión basado en la novela de Daphne Du Maurier publicada en 1938. Por ahora no se sabe nada sobre el reparto o sobre las fechas del rodaje pero no puedo dejar de pensar en que actores participarán en el proyecto y en quien osará sentarse en la silla de director. La sombra de Hitchcock es alargada y en la red se han levantado muchas voces contra este, innecesario, remake. ¿Tan pocas ideas pululan por los despachos de Hollywood? ¿Es qué no hay guiones originales que merezcan la pena?

La historia que cuenta Rebecca se centraba en una joven de clase baja, dócil e ingenua que se casa con un millonario viudo llamado Maximilian De Winter. Tras conocerse en Montecarlo y casarse precipitadamente se trasladan a Manderley, la mansión que él posee en Cornualles. La felicidad de los recién casados se verá empañada por el omnipresente recuerdo de Rebecca, la primera mujer de Maxim. La asfixiante presencia del ama de llaves de Manderley no contribuye en nada a la unidad de la pareja ni a la estabilidad emocional de la nueva esposa.