The Deep Blue Sea: profundos y románticos cartel y tráiler

Terence Rattigan es uno de los más prestigiosos dramaturgos británicos. Quizás sea desconocido para el gran público pero es autor de piezas que han sido objeto de diferentes versiones cinematográficas, como The Browning Version o The Winslow Boy. También ha sido guionista de películas como Goodbye, Mr. Chips, The Yellow Rolls-Royce, The V.I.P.s, Separate Tables o la adaptación de su propia obra, The Prince and the Showgirl, muy de actualidad hoy en día gracias a My week with Marilyn. Así como vuelve a ser noticia una de sus más prestigiosas obras de teatro, The Deep Blue Sea, que ya fuera llevada al cine en 1955 por Anatole Litvak, teniendo a Vivien Leigh y Kenneth More como protagonistas, y que acaba de ser objeto de una nueva versión de la mano de Terence Davies y teniendo a Rachel Weisz y Tom Hiddleston como protagonistas.

The Deep Blue Sea es un drama romántico que nos transporta al Londres de los años cincuenta, a una sociedad puritana e intolerante en la que Hestert Collyer, la esposa de un juez del Tribunal Supremo, y un expiloto de la RAF, viven un amor tan imposible como apasionado. Sin duda se trata del material idóneo para un cineasta como Terence Davies especializado en lo que los franceses denominarían cinéma de quelité con filmes como The House of Mirth, The Neon Bible, The Long Day Closes o Distan voces, Still Lives, por la que se llevara el premio FIPRESCI en Cannes y fuera nominado a los premios del cine europeo.

No es que Rachel Weisz se haya prodigado poco últimamente, si el última año tan sólo la viéramos en Dream House, es porque todavía están pendientes de estreno sus últimas películas 360, dirigida por Fernando Meirelles, y la película de Terence Davies en la que interpreta a su protagonista: Hester Collyer. En la piel del expiloto alemán veremos a Tom Hiddleston, que participaba el año pasado en filmes tan dispares como Thor o Midnight in Paris y a quien veremos también en The Avengers. El triángulo se cierra con la presencia de Simon Russell Beale, que precisamente se dejaba ver en My Week with Marilyn.

La exquisitez de la planificación, la ambientación y la fotografía de la película vienen acentuadas en el tráiler por la intensidad del Opus para violín y orquesta de Samuel Barber, que indiscutiblemente nos adelanta que estamos ante una obra tan romántica como profunda, tal y como amenaza su título. Si se intuye alejada del sensacionalismo del melodrama estadounidense, bien parece perfectamente indicada para los corazones ávidos de dramas románticos en su acepción más literaria. Ardo en deseos de sufrir.